Distribuir contenido
Actualizado: hace 19 mins 57 segs

Empieza la Huelga General en Catalunya

Mar, 10/03/2017 - 00:33

Desde las 00:00 ha empezado la huelga general en Catalunya, con un seguimiento que se espera masivo, con concentraciones y movimientos de piquetes durante la mañana, y que culminará con fuertes manifestaciones en las principales ciudades.

Hoy no hay ningun ‘paro de país’, esta invención no es más que una figura retórica e irrelevante construida por los sindicatos CCOO y UGT para esconder su inacción en no apoyar a la huelga general de 24 horas de hoy martes, convocada por los sindicatos CGT, IAC, COS y Y-CSC. En este sentido, han decepcionado una vez más, a los millones de trabajadores y trabajadoras hartos de la prepotencia del Estado, las reformas laborales y el sufrimiento acumulado.

Hoy la gente que lucha por sus derechos hacen huelga general, un derecho ganado a pulso por la clase trabajadora que se activa en defensa de nuestros intereses y derechos. A pesar de las intoxicaciones de los llamados ‘sindicatos mayoritarios’, el pueblo catalán saldrá a la calle en masa por muchos motivos, los laborales indicados en las convocatorias y también contra la bota militar que ha derramado nuestra sangre en los colegios donde estudian nuestros hijos e hijas.

Esta mañana, al salir el sol, el amanecer iluminará la libertad de un día de huelga general que llenará calles y plazas de dignidad obrera. Aquello que temen patronales y estados.

Las calles serán siempre nuestras.

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT de Catalunya

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT de Catalunya

3-O: Nueva concentración por la readmisión del delegado de CGT despedido en Dragados Offshore de Puerto Real

Lun, 10/02/2017 - 12:23

El 18 de diciembre se celebrará el juicio en el que se solicita la nulidad del despido por tratarse de una represalia por su actividad sindical

Mañana martes 3 de octubre a las 14:30 horas se ha convocado una concentración de apoyo al trabajador despedido injustamente convocadas por CGT Cádiz y por la confluencia sindical gaditana que agrupa también a Autonomía Obrera, CNT El Puerto, CTA, SAT, USTEA, o la Coordinadora de Trabajadores del metal.

Recientemente el juzgado de lo Social número 3 de Cádiz ha fijado la fecha del próximo 18 de Diciembre para la celebración del juicio ante la demanda por despido nulo por tratarse de una clara represalia por la actividad sindical del Delegado de la sección sindical de CGT en la empresa

El despido de Juan Antonio Guerreo Contreras se produjo en pleno mes de agosto, y es la culminación de la represión sindical que viene padeciendo la Sección Sindical de CGT en Dragados Offshore de Puerto Real (Cádiz) (que pertenece al grupo ACS presidido por Florentino Pérez) .

En efecto desde la creación de la Sección Sindical esta comenzó a hacer denuncias y a luchar por mejorar las condiciones laborales (denuncias a inspección de trabajo las anomalías de bajas por accidente de trabajo tratadas por la mutua con tratamiento y rehabilitación sin causar baja o la denuncia judicial por el no cobro de los pluses por trabajos tóxicos y penosos por ejemplo).

Desde el momento de que se comunica a la empresa que se ha constituido la Sección Sindical de CGT comienza una verdadera caza de brujas hacia los trabajadores que formaban parte de la misma, desde entonces empiezan a sufrir controles casi policiales, seguimiento, amenazas de despido, y todo tipo de artimañas de desprestigio ante los trabajadores (desprestigiando nuestra acción sindical, intentando asustar a los trabajadores caracterizándonos como peligrosos antisistema) y finalmente despidos, ya van dos, de trabajadores pertenecientes a la sección sindical.

El despido del compañero se camufla como un despido disciplinario acusándolo de no cumplir las medidas de salud laboral, en concreto usar una radial sin tener el mango puesto, hecho por otra parte falso y que no se prueba en ningún momento. Llama la atención como la empresa usa las medidas de salud laboral, que, en teoría, deben velar por el bienestar de los trabajadores, para perjudicarlos. Ya anteriormente también se le había sancionado por haberse presuntamente quitado puntualmente la mascarilla, hechos habituales entre los trabajadores (para quitarse el sudor por ejemplo o porque empaña las gafas) pero que se convierte en una buena excusa para sancionar al Delegado de CGT.

Llama la atención, además de no estar para nada probado el hecho del que se le acusa, la desproporción con que se sanciona: el despido fulminante, de forma claramente discriminatoria, porque ante hechos similares las sanciones para otros trabajadores han sido mucho más leves (simples amonestaciones por escrito o como mucho suspensiones de empleo y sueldo de tres días).

Porque lo que de verdad esconde la sanción es la persecución sindical, el objetivo es dificultar e impedir el desarrollo de la acción sindical de CGT en la empresa. El caso de Juan no es el primero, al poco tiempo de constituirse la sección ya despidió a otro de los afiliados a CGT, acusándolo del presunto hurto de un palaustre de la empresa (cuyo valor es de unos pocos euros).

Se da la circunstancia que a raíz de ese despido la empresa accedió ilegalmente a la taquilla donde se guardaban las fichas de afiliación de la sección sindical que luego la empresa usó en su estrategia para conseguir que CGT no consiguiera presentar lista en las elecciones sindicales celebradas este año, atemorizando a trabajadores para que no se presentaran por la lista de CGT. Incluso un trabajador que ya había firmado la candidatura se dio de baja de la misma el último día de presentación atemorizado por que la empresa se había enterado de ello por lo que finalmente la lista no pudo presentarse.

Los despidos en Dragados Offshore no son casos aislados, desde hace varios años la empresa viene despidiendo de mantera arbitraria a trabajadores sin que se haga nada. Por eso no podemos consentir que esto siga así. El despido de Juan busca atemorizar a la plantilla. Si no hacemos nada ante ello, esto seguirá pasando. El próximo puedes ser tú. Por eso llamamos a todos los trabajadores de la plantilla a movilizarse contra esta injusticia y a impedirla.

Desde CGT y la confluencia sindical gaditana pedimos a todos los, sindicatos, colectivos y trabajadores que nos acompañen en esta lucha que no acaba más que de empezar. ¡Si nos tocan a un@, nos tocan a tod@s!

 

CGT-Cádiz

Los sindicatos combativos de València convocan una concentración solidaria con la Huelga General convocada en Catalunya

Lun, 10/02/2017 - 12:06

La situación de los trabajadores y trabajadoras en Catalunya se ha vuelto ya insoportable.

Como en todo el Estado español durante los últimos años, están sufriendo una ofensiva de la clase dominante que ha supuesto la caída global de los salarios, el paro masivo, la precarización generalizada, la sobreexplotación de las personas recién llegadas, las mujeres y los jóvenes, el gravísimo problema de la vivienda, el expolio de los servicios públicos y la pérdida continúa de derechos sociales.

En esta ofensiva, el capital ha utilizado a fondo los recursos del Estado para conseguir la destrucción «legal» de numerosos derechos adquiridos ganados a golpe de lucha (sucesivas contrarreformas laborales y de las pensiones) e incrementar las leyes represivas que criminalizan la lucha laboral y social (Ley Mordaza, modificación Código Penal Español, etc).

Pero en Catalunya, las últimas semanas, está recrudeciéndose más el ataque a los derechos de la clase trabajadora y al conjunto del pueblo trabajador catalán: decenas de centros de trabajo han recibido la intervención de diferentes miembros de los cuerpos represivos del estado, Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil. Los derechos de expresión y reunión están sometidos al control judicial. A las personas detenidas en manifestaciones se les imputan delitos de «sedición» o «rebelión» que suponen graves penas de prisión de hasta 15 años. Todo para impedir el derecho del pueblo trabajador catalán a decidir sobre su futuro.

Ante esta situación, las organizaciones sindicales IAC, CGT, COS, Y-CSC y CNT han convocado una Huelga General en Catalunya el día 3 de octubre. Una auténtica Huelga General, no una «jornada de huelga» testimonial para que todo continúe igual al día siguiente. Una huelga con un objetivo claro: revertir toda la pérdida de derechos laborales y sociales de los últimos años, acabar con la escalada represiva.

Su lucha es la nuestra. Hay que hacer llegar a nuestros compañeros de Catalunya nuestra solidaridad de clase y nuestro apoyo a la huelga, no a solo moral sino material, cuando sea posible. Hay que explicar y extender su lucha, que es la nuestra, en cada centro de trabajo de nuestro territorio.

Solidaridad con la lucha de las trabajadores y de los trabajadores de Cataluñnya.

Por los derechos sociales y laborales. Basta de represión!

¡Por la tierra y por el trabajo, a la huelga general!

¡Viva la lucha de la clase obrera!

València, 29 de septiembre 2017

Confederación General del Trabajo (CGT)

Intersindical Valenciana (IV)

Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Coordinadora Obrera Sindical (COS)

CGT-València

¡Basta ya! 3 de octubre Huelga General

Dom, 10/01/2017 - 18:47

Centenares de heridos, miles de porrazos, ojos perdidos, balas de goma, escuelas destruidas.

Nuestras calles hoy se han llenado de terror y sangre. Sangre nuestra, la del pueblo.

Las porras, las de siempre, las de las fuerzas de seguridad del Estado. Ya hacía semanas que veíamos cómo la represión se intensificaba y afectaba directamente a miles y miles de trabajadores y trabajadoras. Este domingo hemos visto cómo ha superado el peor de los escenarios previstos.

Frente esto hay que dar la respuesta contundente que se merece, la herramienta más temida de la clase trabajadora: la Huelga General.

Una Huelga General que este martes 3 de octubre hará frente a la represión y promoverá una gran movilización para dar respuesta.

Desde la CGT de Catalunya llamamos en toda la clase trabajadora a hacer huelga, participando de todas las convocatorias que haya previstas por el día 3 de octubre.

1 de octubre de 2017

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT de Catalunya

 

 

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT de Catalunya

La CGT condena la represión del Estado español al pueblo catalán por querer ejercer el derecho al voto

Dom, 10/01/2017 - 17:22

“Nada justifica la agresión desmedida a una población pacífica que se defiende con urnas y papeletas”

La Confederación General del Trabajo (CGT), ante las acciones represivas llevadas a cabo por el gobierno español en Cataluña en este primer día de octubre, expone a través de un comunicado que defenderá en cualquier lugar los derechos y libertades de todas las personas con los medios a su alcance.

Los acontecimientos a los que estamos asistiendo desde primera hora de la mañana en pueblos y ciudades catalanas son propios de una dictadura. Las brutales agresiones, totalmente desproporcionadas, de las fuerzas y cuerpos de represión contra una población indefensa y que solo quiere ejercer el derecho al voto, demuestran una vez más el estado dictatorial en el que la ciudadanía está sumida desde hace años y ponen en peligro la convivencia, los derechos fundamentales y las libertades básicas de todas las personas.

CGT manifiesta su absoluto rechazo a estas actuaciones y expresa su apoyo y solidaridad con el pueblo de Catalunya porque nada justifica la agresión desmedida a una población pacífica que se defiende con urnas y papeletas, independientemente de la posición que se pueda tener sobre la independencia de este territorio.

Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT

Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT

El Estado actúa en Catalunya como una Dictadura

Dom, 10/01/2017 - 14:31

La presencia de las "fuerzas de seguridad del estado" en Catalunya por el único hecho de querer ejercer su derecho a votar demuestra, con claridad, la actitud dictatorial de este mal-gobierno.

Las agresiones totalmente desproporcionadas que esas policías han efectuado contra la población demuestra con claridad su eterno papel represor al servicio de cualquier estado y pone gravemente en peligro la convivencia, la seguridad de las personas y las libertades básicas de todos y todas.

La Confederación General del Trabajo manifiesta su absoluto rechazo a estas actuaciones y expresa su apoyo y solidaridad con el pueblo de Catalunya.

Nada justifica agredir a una población pacífica que se defiende con urnas y papeletas, independientemente de la posición que se tenga sobre el derecho a decidir o sobre la independencia de Catalunya.

La CGT defenderá en Catalunya y en cualquier parte los derechos y las libertades de todos y todas, con los medios que tenga.

----------

L’Estat actua a Catalunya com una Dictadura

La presència de les “forces de seguretat de l’estat” a Catalunya per l’únic fet de voler exercir el seu dret a votar demostra, amb claredat, l’actitud dictatorial d’aquest mal-govern. Les agressions totalment desproporcionades que aquestes policies han efectuat contra la població demostra amb claredat el seu etern paper repressor al servei de qualsevol estat i posa greument en perill la convivència, la seguretat de les persones i les llibertats bàsiques de totes i tots.

La Confederación General del Trabajo manifesta el seu absolut rebuig a aquestes actuacions i expressa el seu suport i solidaritat amb el poble de Catalunya.

Res no justifica agredir la població pacífica que es defensa amb urnes i paperetes, independentment de la posició que es tingui sobre el dret a decidir o sobre la independència de Catalunya.

La CGT defensarà a Catalunya i a qualsevol lloc, els drets i les llibertats amb els mitjans que tingui.

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

Descargas

El Estado actúa en Catalunya como una Dictadura.pdfEl Estado actúa en Catalunya como una Dictadura.pdf 230.24 KB

Carta a Tomás Ibáñez sobre "Perplejidades intempestivas"

Vie, 09/29/2017 - 22:32

Respuesta de Miquel Amorós al artículo de Tomás Ibáñez, "Perplejidades intempestivas"

Alacant, 27-09-2017.         
Compañero Tomás
Tus “perplejidades intempestivas” son el mayor exponente leído por mí del sentido común y del seny revolucionario que debieran reinar no sólo entre los libertarios, sino entre todos aquellos que quieren abolir esta sociedad en lugar de administrarla. No obstante, no me extraña que un mogollón de gente que se dice anarquista se haya apuntado a la movida nacionalista y proclame con bríos el derecho a decidir el material del que estarán hechas sus cadenas: ¡hay de Ricardo Mella y “la ley del número”!. Tampoco escasearon los que en su día se subieron al carro de Podemos o al del plataformismo y cambiaron los harapos de la lucha de clases por la ropa nueva de la ciudadanía. Es propio del anarquísmo filisteo ante la menor encrucijada histórica el optar por hacerle el juego al Poder establecido. La guerra civil española es el ejemplo más palmario de ello. Confusión, atracción irresistible del jaleo, desclasamiento, táctica del mal menor, el enemigo de mi enemigo, lo que sea. El resultado final es ese: una masa de paletos esclavos de cualquier causa ajena y un montón de egos enfermizos estilo Colau o Iglesias que pagarían por venderse. En fin, negras tormentas agitan los aires y nubes oscuras nos impiden ver. Intentemos disiparlas.
La cuestión que cabría preguntarse no es por qué un sector local de la clase dominante decide resolver sus diferencias con el Estado por la vía de la movilización callejera, sino por qué una porción considerable de gente con intereses contrapuestos, principalmente jóvenes, actúa como decorado escenográfico y fuerza de choque de la casta que ha patrimonializado Cataluña, clasista, católica, corrupta y autoritaria como la que más. El juego del patriotismo catalán no es difícil de desentrañar y quienes lo promueven y aprovechan nunca han pretendido ocultarlo. El “Procès” ha sido una arriesgada operación de clase. La consolidación de una casta local asociada al desarrollo económico exigía un salto cualitativo en materia autonómica que la estrategia del “peix al cove” (“pájaro que vuela...”) no podía lograr. La negativa de la plutocracia central a “dialogar”, o sea, a transferir competencias, principalmente financieras, bloqueaba el ascenso de dicha casta y mermaba peligrosamente su influencia y capacidad política de cara a unos empresarios, industriales y banqueros dispuestos a dejarse liderar por soberanistas con tal de triplicar sus beneficios. La decisión por la cúspide de ir al “choque de trenes” significó una ruptura radical de la política pactista del catalanismo político. Aunque no iba en serio, es decir, que nunca tuvo como finalidad la declaración unilateral de independencia, necesitó de un aparato movilizador bien montado con el fin de inocular una mística patriotera que pusiera a hervir de forma controlada el caldo identitario. La demagogia independentista, armada con el marketing de la identidad, supo prolongarse en un ciudadanismo democrático con el que pudo sacar a la calle a masas demasiado domesticadas para hacerlo por propia voluntad. Con gran habilidad tocó la fibra oscura de las emociones reprimidas y los sentimientos gregarios que anidan en los siervos del consumo, es decir, supo remover en provecho suyo el poso de la alienación. El objetivo, según mi punto de vista, ha tenido éxito, y la casta dirigente estatal está mucho más dispuesta a modificar la constitución del posfranquismo para mejor encaje de la casta catalanista, aunque para ello ésta tendrá que sacrificar algunas figuras por el camino, quizás al mismo Puigdemont. Poderosos representantes del gran capital (por ejemplo, Felipe González) así parecen indicarlo.
2 El nacionalismo está manejado por timadores, pero en sí mismo no es un timo. Es el reflejo sentimental de una situación frustrante para una mayoría de subjetividades pulverizadas. No actúa de forma racional, puesto que no es fruto de la razón; es más una psicosis que un pálpito de liberación. La explicación de la eclosión emocional patriótica en la sociedad catalana habrá que irla a buscar en la psicología de masas y para ello nos serán más útiles Reich, Canetti o incluso Nietzsche, que teóricos como Marx, Reclus o Pannekoek. La convicción y el entusiasmo de la multitud no provienen de fríos razonamientos lógicos o de rigurosos análisis socio-históricos; más bien tiene que ver con las descargas emocionales sin riesgo, la sensación de poder que producen los amontonamientos, el fetichismo de la bandera u otros símbolos, la catalanidad virtual de las redes sociales, etc., características de una masa desarraigada, atomizada y desclasada, y, por lo tanto, sin valores, objetivos e ideales propios, predispuesta a comulgar con las ruedas de molino que se repartan. La vida cotidiana colonizada por el poder de la mercancía y del Estado es una vida repleta de conflictos latentes e interiorizados, dotados de un exceso de energía que los hace emerger en forma de neurosis individuales o colectivas. El nacionalismo, de cualquier signo, ofrece un excelente mecanismo de canalización de esos impulsos que, si se hicieran conscientes, constituirían un temible factor de revuelta.
El nacionalismo divide la sociedad en dos bandos paranoicos enfrentados artificialmente por sus obsesiones. Los intereses materiales, morales, culturales, etc., no cuentan. Nada que ver con la justicia, la libertad, la igualdad y la emancipación universales. El pueblo catalán es algo tan abstracto como el pueblo español, un ente que sirve de coartada para una soberanía de casta con su policía notablemente represora. Un pueblo únicamente se define contra todo poder que no emane de él o que se separe de él. Por consiguiente, un pueblo con Estado no es un pueblo. Convendrás conmigo en que la historia la hace la gente común mediante asambleas y organismos nacidos de ellas, pero tal como están las cosas, la historia es de quien la manipula mejor. Lo que dicha gente hace es proporcionar el marco popular de una mala función de teatro donde se ventila un prosaico reparto de poder. Cualquiera puede hacer sus cálculos y navegar en consideración dentro o fuera de las aguas nacionalistas de una turbulencia más bien calma, pero nunca deberá perder de vista el meollo de la cuestión.
Fraternalmente, Miquel Amorós  

 

Perplejidades intempestivas

Cuando acontecen en Catalunya cambios tan drásticos como los que se han producido desde las multitudinarias manifestaciones del 15 de mayo de 2011 resulta difícil experimentar cierta perplejidad.
¿Que ha podido ocurrir para que algunos de los sectores más combativos de la sociedad catalana hayan pasado de “rodear el Parlament” en el verano del 2011 a querer defender las Instituciones de Catalunya en septiembre del 2017? ¿Que ha podido ocurrir para que esos sectores hayan pasado de plantar cara a los mossos d’escuadra en la plaza catalunya, y de recriminarles salvajadas, como las que padecieron Esther Quintana o Andrés Benítez, a aplaudir ahora su presencia en las calles y a temer que no tengan plena autonomía policial?
3 ¿Que ha podido ocurrir para que parte de esos sectores hayan pasado de denunciar el Govern por sus políticas antisociales a votar hace poco sus presupuestos? ¿Pero, también, que ha podido ocurrir para que ciertos sectores del anarcosindicalismo hayan pasado de afirmar que las libertades nunca se han conseguido votando a defender ahora que se dé esa posibilidad a la ciudadanía?
La lista de preguntas se podría ampliar enormemente y se podrían aportar múltiples respuestas a las pocas que aquí se han formulado. En efecto, se pueden aducir factores tales como el agotamiento del ciclo del 78, la crisis económica con sus correspondientes recortes y precarizaciones, la instalación de la derecha en el gobierno español con sus políticas autoritarias y sus recortes de libertades, la escandalosa corrupción del partido mayoritario etc. etc.
Sin embargo me parece que sería ingenuo excluir de esas respuestas la que pasa por tomar en cuenta, también, el extraordinario auge del sentimiento nacionalista. Un auge que, sin duda alguna, han contribuido a potenciar los factores a los que acabo de aludir pero que también ha recibido muy importantes dosis de combustible desde las propias estructuras del gobierno catalán y desde su control de las televisiones públicas catalanas. Varios años de persistente excitación de la fibra nacionalista no podían no tener importantes efectos sobre las subjetividades, tanto más cuanto que las estrategias para ampliar la base del independentismo nacionalista catalán han sido, y siguen siendo, de una extraordinaria inteligencia. La potencia de un relato construido a partir del derecho a decidir, en base a la imagen de las urnas, y a la exigencia de la libertad de votar, era extraordinaria y conseguía disimular perfectamente el hecho de que era todo un aparato de gobierno el que se volcaba en promover ese relato.
Hoy, la estelada (roja o azul) es sin la menor duda el símbolo cargado de emotividad bajo el cual se movilizan las masas, y es precisamente ese aspecto el que no deberían menospreciar quienes sin ser nacionalistas ven en las movilizaciones pro referéndum una oportunidad que los libertarios no deberían desaprovechar para intentar abrir espacios con potencialidades, sino revolucionarias, por lo menos portadoras de una fuerte agitación social, y se lanzan por lo tanto en la batalla que enfrenta los gobiernos de España y de Catalunya.
No deberían menospreciarlo porque cuando un movimiento de lucha incluye un importante componente nacionalista, y este es, sin duda alguna, el caso en el presente conflicto, las posibilidades de un cambio de carácter emancipatorio son estrictamente nulas.
Me gustaría compartir el optimismo de los compañeros que quieren intentar abrir grietas en la situación actual para posibilitar salidas emancipatorias, sin embargo no puedo cerrar los ojos ante la evidencia de que las insurrecciones populares, y los movimientos por los derechos sociales nunca son transversales, siempre encuentran a las clases dominantes formando piña en un lado de las barricadas. Mientras que en los procesos de autodeterminación, y el actual movimiento es claramente de ese tipo, siempre interviene un fuerte componente interclasista.
Esos procesos siempre hermanan a los explotados y a los explotadores en pos de un objetivo que nunca es el de superar las desigualdades sociales. El resultado, corroborado por la historia, es que los procesos de autodeterminación de las naciones
4 siempre acaban reproduciendo la sociedad de clases, volviendo a subyugar las clases populares después de que estás hayan sido la principal carne de cañón en esas contiendas.
Eso no significa que no haya que luchar contra los nacionalismos dominantes y procurar destruirlos, pero hay que hacerlo denunciando constantemente los nacionalismos ascendentes, en lugar de confluir con ellos bajo el pretexto de que esa lucha conjunta puede proporcionarnos posibilidades de desbordar sus planteamientos y de arrinconar a quienes solo persiguen la creación de un nuevo Estado nacional que puedan controlar. Que nadie lo dude, esos compañeros de viaje serán los primeros en reprimirnos en cuanto no nos necesiten, y ya deberíamos estar escarmentados de sacarles las castañas del fuego.
Tomás Ibañez

Barcelona, 26 de septiembre de 2017  

Perplejidades nº 2 (y algunas certezas) en vísperas del 1º de Octubre

Vie, 09/29/2017 - 19:43

Artículo de opinión de Tomás Ibáñez

Ya ha pasado la hora de disertar sobre los factores que han conducido a la situación actual, entre los cuales figuran sin duda un justificado cabreo de buena parte de la población catalana contra el gobierno del PP, una serie de indiscutibles agravios con sus correspondientes indignaciones, pero, también, la constante y prolongada excitación de la fibra nacional mediante el férreo control de las televisiones y radios públicas catalanas, sin olvidar, tampoco, la fuerte voluntad de acceder a un mayor grado de Poder por parte de unas élites políticas y económicas fascinadas por la perspectiva de convertirse en Estado.

Lo que requiere el momento actual, desde una perspectiva libertaria, es más bien una reflexión sobre las estrategias y los planteamientos en los que se ha adentrado una parte del sector anarquista, y del conglomerado libertario muchísimo más amplio en el que se encuentra incluido. Y confieso que esa reflexión me provoca una creciente perplejidad, a la vez que me conduce a reafirmar algunas certezas ancladas en la memoria libertaria de las luchas.

La perplejidad es inevitable cuando se observa cómo se transita paulatinamente desde una obvia simpatía, y hasta una participación, en el multirreferéndum vinculado al “derecho a decidir sobre todo” (por cierto, reprimido por la policía del Govern en mayo del 2014) al apoyo a un unirreferéndum que solo contempla el derecho a decidir si se expresa en clave nacional.

La perplejidad es inevitable cuando se observa cómo se produce un imperceptible desliz desde el hecho de llamar a la movilización, cosa harto positiva, a llamar a acudir a las urnas y a participar en el referéndum. Perplejidad porque, ¿cuál es el quid de la cuestión, y cuál es el objetivo? ¿Que haya una gran movilización contra el Gobierno y sus aparatos represivos, o bien que se llenen las urnas? ¿Acaso la fuerza de la movilización se establecerá en base al numero de papeletas en las urnas, en lugar de valorarla en función del número de personas en las calles, y, sobre todo en su grado de determinación para luchar?

Es cierto que el nervio de la protesta popular toma actualmente la forma de la defensa de las urnas (del “derecho a votar” en este referéndum, y del ejercicio factual de ese derecho: “votando”). Pero, desde una posición anarquista ¿acaso es necesario llamar a votar, o incluso integrarse en los Comités de Defensa del Referéndum, a fin de conectar con la protesta popular y procurar radicalizarla? ¿No se puede hacer frente a la represión, junto a la gente, sin legitimar por ello un referéndum que enfrenta a dos gobiernos, respaldados ambos por una parte de la población? ¿Hay que gritar “Votarem” en lugar de “Resistirem” o de “Vencerem”, para participar legítimamente en la movilización? 

La alternativa no es la de no hacer nada o bien defender las urnas, la alternativa no se plantea en términos del falso dilema entre tomar partido por quienes defienden el referéndum, o bien permanecer al margen de la lucha popular. Y, desde luego, luchar contra el capital y el Estado, incluso en el momento actual, es perfectamente compatible con negarse a engrosar las filas que se sitúan bajo una bandera nacional, y que son convocadas al amparo de un Gobierno, de sus parlamentarios y de su policía. 

“La legalidad mata”, nos recuerda Santiago López Petit en un interesante escrito (“Prendre partit en una situació estranya” www.elcritic), claro, pero también lo hace aquella legalidad en la que se ampara “el actor necesario” y principal artífice del referéndum, es decir el Govern. Hacer saltar por los aires la legalidad española es algo que resulta extraordinariamente valioso (…si eso de verdad se consigue, más allá de las grietas que ya se han producido), sin embargo, ya no resulta tan valioso si eso se lleva a cabo al amparo de otra legalidad instituida, por mucho que se apueste por hacerla saltar ella también por los aires después de haberla acatado y confortado en el momento presente. ¿No sería más coherente no contribuir a reforzarla en lo inmediato, y empezar ya a quebrar esa otra legalidad desobedeciendo su exhortación a acudir a “su” referéndum?

Por supuesto, resulta imposible prever el desenlace del órdago planteado por el Govern ¿Qué puede pasar el domingo y los días siguientes? ¿Quién puede saberlo? Lo que es obvio es que el gobierno del PP ya está ahora mismo notablemente debilitado tanto en la esfera internacional, como en Catalunya, y en ciertos sectores de la opinión pública española reacios, por suerte, a todas las manifestaciones represivas. Lo que también parece probable es que, por muy tensa que sea la situación, la noche del domingo y el día 2 de octubre con eventuales encierros de los parlamentarios independentistas en sede parlamentaria y ocupaciones de espacios al estilo de la plaza ucraniana de Maidán (en menos sangriento), se abrirá un espacio para calmar el juego, rebajar la tensión, “restablecer el orden” y  posibilitar un inicio de negociación entre los dos Gobiernos, a partir de las posiciones de fuerza alcanzadas por cada uno de ellos.

¿Negociación para atender las demandas de los sindicatos que han convocado la huelga general del 3 de octubre? No hay condiciones para ello, porque el escenario principal no es el de una lucha laboral ni el de una lucha de clases y, salvo que se hayan producido muertes y que la huelga general se haya generalizado, la entrada de CGT y CNT en esta batalla solo habrá servido a la causa independentista, para nada a la de los trabajadores.

Ojalá me equivoque. En lo que no creo equivocarme es en el pronostico de que el nacionalismo español saldrá reforzado, lo cual no solo podría dar alas a la extrema derecha sino que también podría asegurar una victoria electoral al PP si se disuelven las cortes en un plazo breve. No sé si la perspectiva de que también salga reforzado el nacionalismo catalán puede servir de consuelo a quienes tienen un mínimo de sensibilidad libertaria. Si ese fuese un pronostico acertado, dicho con todo respecto por los compañeros que tienen otros análisis, tan legítimos como el que aquí se expresa, quedaría patente el error cometido por un sector del anarquismo al adoptar una perspectiva muy, pero que muy cortoplacista.

Tomás Ibáñez

Barcelona 29 de septiembre 2017

Tomás Ibáñez

CGT-Nafarroa ante la escalada represiva del Estado

Vie, 09/29/2017 - 13:39

Desde CGT-Nafarroa asumimos como propia la postura acordada en CGT-Catalunya ante la escalada represiva del Estado. Ante los episodios represivos como por ejemplo cacheos a medios de comunicación, limitaciones a la libertad de expresión, de reunión, suspensiones o limitaciones de derechos y citas judiciales con amenaza de arresto, queremos manifestar que:

1.- A pesar de que la convocatoria de referéndum para el día 1 de octubre dista de lo que consideramos un proceso de autodeterminación completo, desde nuestra organización consideramos intolerable la respuesta autoritaria que desde el gobierno central y las administraciones del Estado se da.

2.- Nos preocupa y nos alarma que la escalada represiva que estamos viviendo estos días y que previsiblemente se acentuará en las próximas jornadas, consolidará un recorte de los espacios de participación colectiva. Y nos inquieta también que, además del referéndum del 1-O, esta regresión tenga continuidad en otros ámbitos, como el mundo del trabajo y otras luchas sociales y ciudadanas. Históricamente, cuando las actitudes fascistas entran por la puerta, nunca salen si no se las expulsa.

3.- Manifestamos nuestro compromiso con la defensa activa de la libertad y contra cualquier forma de represión estatal. Hacemos un llamamiento a nuestros afiliados y afiliadas y a nuestras secciones sindicales a llevar a la práctica estos principios, en la calle y donde haga falta, contra la represión y en defensa de unos derechos y libertades que no nos dejaremos arrebatar.

CGT-Nafarroa

CGT-Nafarroa

Comparecencia de la Sección Sindical de CGT en el Ayuntamiento de Zaragoza, para pedir un Economato agroalimentario

Vie, 09/29/2017 - 13:31

El sindicato CGT presenta a la concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas, su propuesta para instalar un economato de productos agroecológicos en el Ayuntamiento

Ver vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=TuxzpEAYrsI

​​Concentración en Aleia Roses contra los despidos de dos compañeros

Jue, 09/28/2017 - 17:50

Concentración realizada en las puertas de ALEIA ROSES por la represión recibida en forma de despidos de dos compañeros que iban a presentarse a las elecciones sindicales

Os recordamos los hechos objetivos:

- Dos compañeros han sido despedidos fulminantemente y sin apercibimiento previo por disminución en la producción, uno de ellos trabajando en mantenimiento.

- La fecha de notificación de los despidos es el miércoles 6 de septiembre siendo efectiva ese mismo día a las 14 horas y siendo el primer día para presentación de listas el viernes 8 a las 9 de la mañana. Son menos de dos días entre esos momentos temporales.

- Los compañeros represaliados, desde el inicio de su actividad laboral en ALEIA ROSES, han expresado discrepancias abiertas con las injusticias en materia de horarios, salario y seguridad.

- Han realizado acciones de distribución de información sindical de CGT en la empresa, tanto en la pegada de carteles en los tablones informativos como en la difusión de panfletos entre los y las trabajadoras tanto en las salidas y entradas de turno como en lo vehículos estacionados.

- Según nuestro servicio jurídico la forma del despido es totalmente infundada, siendo totalmente improcedente por la forma, pero nosotros litigaremos por un despido nulo por causa vulneración de derechos fundamentales (en este caso sindicales).

- La única manera de evitar la participación en las elecciones es la que ha sucedido en este caso, ya que si se hubiera despedido avisando con 15 días se podría presentar lista y si el despido por sentencia resultara nulo y se readmitiera a los trabajadores ​por sentencia ​sí habrían ​ejercido​ derecho de representación del personal y ​les ampararía ​la protección​ de la ley​ ante semejantes actos de represalia. En definitiva, han suprimido uno de los derechos fundamentales de nuestros compañeros, el derecho sindical recogido en nuestra constitución.

Con los hechos relatados aquí no es difícil sumar dos mas dos para saber que se han cometido injusticias con nuestros compañeros y que tenemos toda la razón de nuestra parte.

Puntos a comentar del vídeo con el que conversamos con el responsable de la empresa.

- Comienza su argumentación con el típico discurso del empresario que se ha hecho, que cumple las normas (está por ver en los juzgados) y que trae muchos puestos de trabajo, para poner peso sobre actos injustos.

- La justificación sobre los despidos la basa en un método de análisis de producción lineal o en cadena, no es aplicable a tareas de mantenimiento, administración o comerciales. Por lo que queda claramente en entredicho y que ha actuado injustamente.

- Comenta abiertamente que su experiencia con los trabajadores es la que han tenido en sus invernaderos instalados en México donde las condiciones laborales según tenemos conocimiento son infrahumanas, pretendiendo trasladarlas aquí.

- Comenta abiertamente que cada uno en su casa hace lo que quiere y decide quien trabaja y quien no​ ya que​ "nadie quiere respondones", pero no repara que nunca puede saltarse los derechos (laborales, sindicales, civiles, humanos...) de la gente que trabaja "en su casa" ​o en la de cualquiera ​denotando un caciquismo esclavista absoluto.

Queremos destacar lo evidente y que decorarlo con discursos seudopolíticos como hace en el vídeo (argumentando lo mismo que hacen las otras patronales para suprimir derechos, retratándose de nuevo) es un claro acto de represión.

Un saludo.

Gustavo Vispo Vidal.

Secretario de Organización

Ver más fotos en: https://drive.google.com/drive/folders/0B3YmyY7MI3ruaGdqUWJ4STJpT2c

 

Sindicato Único de Soria-CGT

Sin evolución no hay revolución

Jue, 09/28/2017 - 15:39

Artículo de opinión de Rafael Cid publicado en el número de septiembre de Rojo y Negro

“Mientras luchan por separado,

son vencidos juntos”

(Tácito)

La “revolución” es uno de los mitos modernos más tenaces. En el sentido en que Georges Sorel entendía el término “mito”. Como una creencia capaz de agitar muchedumbres más allá del sentido común y la lógica. Decir revolución es abrir las puertas a un mundo tan desconocido como ansiosamente esperado. Un desiderátum. Algo  profundamente transformador que pervive en el imaginario común por encima de las generaciones. Y también de los éxitos o frustraciones que hayan cosechado las revoluciones que en la historia han sido. Según la óptica con que se mire, puede ser el elixir o el opio del pueblo. Tótem y tabú. Bendecida por unos y maldecida por otros, la revolución nos acompaña como la sombra a la luz del sol. Tan persistente es su inmanencia, que lo adecuado sería hablar de “revolución permanente”, en el sentido de estar siempre en el punto de mira. El rayo que no cesa. Una ilusión hipnótica que, precisamente por la  compleja amalgama de que se nutre, conlleva un plus de difícil realización. Se sigue y se persigue porque casi nunca se logra plenamente.

Quizás porque arrastra un problema filosófico de identidad. Se trata de un concepto originalmente ajeno a la esfera política. Su acta de nacimiento hay que buscarla en el universo de la ciencia. La primera vez que se registra la expresión “revolución” es en el título de la obra cumbre del astrónomo Nicolás Copérnico “La revolución de las órbitas celeste” (1543). Con esa hasta entonces inédita denominación el sabio polaco quería indicar que su hallazgo estaba destinado a modificar radicalmente todo lo hasta entonces sabido sobre el firmamento. Introducía lo que mucho más tarde se calificaría como un “cambio de paradigma”. Esa es la mística que tratarían de inocular en la conciencia de las gentes quienes en el ámbito de lo político empezaron a hablar de “revolución” como ruptura civilizatoria. Seguramente al mismo tiempo en que prosperaban las “autopías” como futuribles positivos en el terreno de lo social. Una afinidad polisémica que parecía trenzar sutiles equivalencias entre lo “revolucionario” y lo “utópico”. Mimetismo que en el memorial ideológico de la izquierda anticapitalista suele ubicarse en el “socialismo científico”, concepto que  suma a lo colectivo propio del socialismo lo teórico científico afín al proyecto utópico. El “no lugar” ideal que podría llegar a existir para diseñar una sociedad justa, próspera y feliz.

Evidentemente, en ese tránsito de lo científico a lo político, la revolución mutó algunas de sus características básicas. La principal, la de su subjetividad contingente. Si en el campo de la astronomía la revolución era una hazaña atribuible a la capacidad de un individuo sobresaliente (Copérnico en el ejemplo), el de la política no se entendía sin la movilización fáctica de un colectivo proactivo. Las revoluciones, como si denotara su toponimia institucional, son empresas de multitudes insurgentes. Solo la rebelión de las masas parece capaz de cebarlas con resultados (de qué lado caigan esas algarabías es otro cantar). Ese hecho diferencial, de lo particular a lo plural, es la resistencia a vencer por el sesgo sucesorio introducido en el vaivén que va desde la ciencia a la política. Semejante dismetría lo resuelve la política al uso fiando su control  y gestión a una luminaria vanguardia  abanderada por líderes providenciales.

De esta forma, donde antes había una experiencia autónoma y horizontal se instala otra heterónoma y piramidad. En realidad una experiencia diferida, y por tanto degenerada. No hay pues corte con el pasado (como lo hubo con el viraje del teocentrismo al heliocentrismo de la revolución copernicana). Porque se opera desde una producción autocrática de normas convocadas sin virtud para suplantar a las precedentes. Como afirma Arthur N. Prior “es imposible deducir una conclusión ética a partir de premisas completamente no éticas” (citado por Han Kelsen en su “Teoría pura del Derecho”). Y tanto la heteronomía como el verticalismo que su ejercicio implica adolecen de esa falta seminal de eticidad. Porque impiden la asunción de responsabilidad que acompaña a la volición del individuo autónomo.

Estamos en un territorio procedimental que la democracia parlamentaria resuelve utilizando el expediente de la “representación”. O sea, con la ficción jurídica de que un individuo u ente posee los atributos necesarios para actuar en lugar de otros muchos individuos, que son los auténticos portadores de derechos y obligaciones. En la ya citada obra de Kelsen  el eminente jurista austriaco argumenta al respecto: “En esta atribución de las obligaciones que cumple, y de los derechos que ejerce el representante legal al incapaz de hecho, atribución en que radica la esencia de la representación legal, encontramos una operación intelectual análoga a la que permite atribuir a la comunidad jurídica constituida por un orden jurídico la función desempeñada por un individuo determinado por ese orden jurídico”. No hay libertad sin responsabilidad, y ese es el vínculo ético que el fetichismo de la representación destruye. Lo que siempre entraña un déficit de realización.

Todas las revoluciones habidas han seguido, mutatis mutandis, ese formato de jibarización y jerarquización. La americana de 1776; la francesa de 1789 y la rusa de 1917. Un modelo que inevitablemente lleva inserto un mandato descendente de división del trabajo, de arriba-abajo. Son unos representantes, la cúpula directiva, quienes administran el valor “revolución”, y no el pueblo en cuyo nombre se ejecuta vicariamente el ansiado cambio. De esta manera, en lo que debería ser la culminación de la democracia (el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo) se introduce un elemento de despotismo y subordinación. Así, la revolución realmente existente asume una disciplina axiológica que purga la autonomía y refuta la horizontalidad. Por eso las revoluciones, cuando decaen, hacen volver a las sociedades a la casilla de salida. Actúan como un bumerán que introduce en el organismo social a la vez lo peor del viejo y del nuevo paradigma. Así, lo que se presentó como una crucial disyuntiva entre socialismo o barbarie, puede derivar en una funesta concurrencia de socialismo y barbarie.

Trasvasar el mecanicismo de la ciencia (prueba y error) de aquella revolución cuantitativa a la indeterminación de las acciones humanas es tanto como confundir lo que supone un acontecimiento con lo que significa un proceso. Acontecimiento, ergo suceso extraordinario, fue lo que entrañaba el revolucionario descubrimiento personal de Copérnico. Proceso, por el contrario, es el flujo cualitativo que, se quiera o no, vincula a toda verdadera transformación humana a lo largo de un tiempo de maduración-maceración. Y eso no se obtiene con fórmulas matemáticas sino con cambios en la conciencia de la gente. Perspectiva de imprevisible concreción, por otra parte, cuando se parte de la alienación que supone la heteronomía y la jerarquización “revolucionarias”. Facetas ambas de un ventriloquismo que, como sucede en el juego político convencional, suele aceptarse por la dificultad que entraña la dimensión a gran escala. Igual que la democracia directa solo puede implantarse con garantías en entornos limitados, resulta inverosímil  que la revolución la protagonicen las masas de cabo a rabo.

El avatar “revolución” tiene, no obstante, un sustrato epistemológico que conviene recordar aunque sea someramente. En él se concitan diferentes inputs y outputs. El fenoménico (lo que percibimos por los sentidos) con el neuménico (lo percibido por la razón). El razonamiento inductivo, con su lógica de abajo arriba y de lo particular a lo general, y el deductivo, su envés. E incluso el aserto del individualismo, como esfera de acción particular, que una mala práctica parece enfrentarlo a lo social, cuando es su razón de ser (de ahí que a veces se reivindique renómbralo como “dividuo” para eliminar el estigma que supone el prefijo solipista, excluyente y aislacionista “in”). Todos estos factores están presentes en esa amalgama biunívoca que fluye sobre el acontecimiento y el proceso conformando el cambio de paradigma revolucionario.

No obstante eso no quiere decir que deba desecharse la perspectiva autogestionaria que está en la naturaleza humana. Se puede y se debe aprender a pensar históricamente. Frente a los impactos negativos que para la sostenibilidad del planeta suponen los esquemas de concentración del poder y la riqueza, parece lógico oponer cada vez con más rigor otros de decrecimiento político y económico, insertos en los valores de la democracia de proximidad y del principio de subsidiaridad. Porque no hay libertad sin responsabilidad ni responsabilidad sin libertad. Eso lo entendieron muy bien los fundadores de la Primera Internacional (AIT), cuando en su manifiesto fijaron los dos pilares de la asociación. Uno reivindicando la autonomía y la horizontalidad: “La emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos”. Otro referido a su conciencia como personas libres y responsables: “No más derechos sin deberes, ni más deberes sin derechos”. Ambos preceptos abandonados a su suerte cuando, por mor de la eficacia en la carrera hacia el poder, se cedió a la tentación  exclusiva y excluyente de la lucha partidaria y la representación parlamentaria. Desde entonces la cuestión no es tanto quién manda aquí, sino porqué se obedece. El mapa no es el territorio.

Alain Badiou, un pensador nada placentero con los presupuestos de la acción directa, aunque ya escarmentado de antiguas posiciones totalitarias de corte maoísta, incide en la matriz de ese coste de realización al destacar que “el individuo es algo dado, mientras el sujeto es una construcción”. Y es en ese patrón donde necesita inspirarse el fenómeno revolucionario, tomando como referencia lo que hay de genuino estable en el cambio de paradigma. Lo que significa pasar del acontecimiento puntual, el cambio brusco formalizado por un colectivo teledirigido, al proceso evolutivo metabolizado en su quehacer diario por individuos que llevan a la práctica el ideal que predican. Ciertamente, no se trata de opciones perfectas. En un caso existe el riesgo de que la naturaleza rechace la prótesis artificial que sirve de palanca al acontecimiento revolucionario. Y en el otro, cabe que deba dilatarse un tiempo para que la simbiosis del proceso sea asimilada por el sujeto social. El vivir la utopía que decían los antiguos frente al relámpago revolucionario a divinis. La verdadera propaganda por el hecho. La ejemplaridad

No hay revolución sin evolución personal en coherencia de medios y fines. La irresponsabilidad que procura la delegación representativa del autor al actor es un activo placebo que lleva plomo en sus alas. Ser libre significa ser responsable. Un sujeto de derechos y obligaciones que vincula lo particular con lo colectivo en un mismo ecosistema. El zoon politikon de Aristóteles. Cuando aceptamos que la moneda mala de la quimérica mediación suplante a la buena de la acción directa, estamos alfombrando el camino para la dominación y la explotación (que envilece tanto al oprimido como al opresor). Para que el todo cambie (la revolución de la ficticia persona colectiva) es preciso que previamente lo hagan las partes integrantes (la evolución de la persona vital).

“La naturaleza no avanza a saltos” (Linneo).

Rafael Cid

Rafael Cid

Empieza en Valencia el pleno ordinario del Sindicato Federal de CGT-Correos

Jue, 09/28/2017 - 13:30

Los días 28, 29 y 30 de septiembre, se celebra en la ciudad de València, concretamente en los locales de la Confederación General del Trabajo situados en la avenida de Cid, 154, el pleno ordinario del Sindicato Federal de Correos de CGT.

Entre los temas que han empezado a tratarse, además de los puramente organizativos como la elección de secretarías vacantes, se encuentran cuestiones estratégicas de acción sindical, jurídica, acción social, y formación. Tendrá un especial espacio el mundo rural y el cumplimiento de la Ley Postal.

Para más información, puedes escuchar la última hora del programa de la CGT-PV en Radio Klara “Acció Directa” que contó en la tarde del 27 de septiembre con los delegados de CGT-Correos Miguel, María, Pepe y Joan.

[Audio] “Acció Directa” 27 septiembre 2017: http://www.cgtpv.org/confederal/audio-accio-directa-27-setembre-2017

Equipo de Comunicación CGT-PV

http://www.cgtpv.org/confederal/foto-comenca-valencia-ple-ordinari-sindi...

Equipo de Comunicación CGT-PV

Nueva concentración contra los despidos en Capgemini

Jue, 09/28/2017 - 12:47

Tras los 27 despidos realizados por la dirección de la compañía el pasado mes de abril, desafortunadamente solo 4 meses después, nos encontramos una vez más con la misma situación. En esta ocasión, son 28 los trabajadores que han sido despedidos de forma arbitraria.

De seguir aplicando esta política, la empresa podría despedir hasta un máximo de 360 trabajadores en 3 años. ¿Para qué iba entonces la dirección de Capgemini acometer un ERE con el daño que ello supone a su imagen? si de esta forma se puede ‘cargar’ el mismo volumen de empleados y además en cómodos plazos.

Las Secciones Sindicales de CCOO, CGT y UGT consideramos fundamental la unidad de acción sindical y lo que es más importante la movilización de la plantilla, con el firme objetivo de que la dirección de Capgemini no siga despidiendo trabajadores y entienda que no vamos a quedarnos impasibles mientras nos traten como mercancía de usar y tirar.

Por todo ello, hemos convocado una concentración en los siguientes centros de Capgemini a nivel estatal:

Día: Miércoles 4 de Octubre.

Horario: de 14:00 a 15:00 h. (para evitar coste económico a la plantilla).

Lugar:

MADRID:

C/ Anabel Segura, 14 Edificio Cedro (Alcobendas).

VALENCIA:

Avda. Marqués de Sotelo, 6.

ASTURIAS:

Hornos Altos s/n Edificio Incuvatic II (Langreo).

MURCIA:

Urban Center Camino Nelva 1 Torre B.

Hoy son tus compañeros y mañana puedes ser tú

¡¡¡MOVILÍZATE!!!

http://capgeminitas.blogspot.com.es/2017/09/nueva-concentracion-contra-l...

CGT-Capgemini

Contradicciones de la Junta en Educación

Jue, 09/28/2017 - 12:38

Artículo de opinión de Rafael Fenoy Rico

“Comienza un nuevo curso y, como es ya habitual, la prensa se hace eco de las bondades de la Administración educativa. Pero no es oro todo lo que reluce.” Así da comienzo un comunicado de CGT enseñanza andaluza. La realidad de cómo han comenzado el curso los centros educativos andaluces certifica que los anuncios a bombo y platillo de la Sra. Susana Díaz, se han ido disgregando cual humo. Los hechos no cejan de demostrar la ineficacia del gobierno socialista que lleva 35 años gobernando y demostrando que, en esta tierra, ni sanidad ni educación mejoran, más bien al contrario.

El curso pasado Susana aprobó un decreto por el que pretendía, sin competencias, volver a implantar la jornada de 35 horas en la función pública andaluza. Con una estrategia torticera deseaba ponerse una medalla de buena gobernanta, sabiendo que el gobierno central del PP recurriría el decreto por inconstitucional. Incoherencia absoluta sobre todo cuando ahora apoya al PP por la inconstitucionalidad catalana, cuando ella viene forzando la misma respuesta para quedar bien en Andalucía.

Insiste la Sra. Susana con aquello de garantizar la sanidad y la educación y comienza el curso y las direcciones de los Institutos quedan bloqueadas porque Susana habla de 19 horas lectivas cuando el Real Decreto de 2012 del gobierno del PP exige un mínimo de 20 horas. Y claro ante esta “irregularidad” la Inspección de Educación advierten a las direcciones que de 19 horas nada de nada. Sin embargo la Junta de Andalucía ha dado horario suficiente para que se mantengan las 19 horas.

¿Más incoherencias? Se inicia el curso y hay múltiples bajas de profesorado no cubiertas, responde la Junta que el procedimiento es lento… ¿En 35 años no ha dado tiempo de mejorarlo? Otra incoherencia, después de 10 años denunciando la CGT temperaturas extremas en centros y presencia del cancerígeno amianto en los centros educativos, se anuncia, hace unos meses, un plan para climatizar centros, comienza el curso y sólo en 4 centros de la provincia parece que algo, muy poco, se hará en ello. Hay más de 500 esperando respuestas. ¿Más incoherencia? La Sra. Susana dice conducirse en la legalidad y en educación existen ratios ilegales, en la matriculación, y al menos un 30% de las clases tendrían que desdoblarse. Incoherente e ilegalmente aplica el aumento autorizado de ratio por escolarización sobrevenida y arracima al alumnado en grupos por encima de la ratio legal. Y más incoherente aun cuando la supera sin ruborizarse. Luego hablará de “calidad” y se quejará de paros y huelgas que ya se anuncian en breve.

Rafael Fenoy Rico

 

Rafael Fenoy Rico

ZF-TRW: Notificación del Supremo

Jue, 09/28/2017 - 12:15

Nota de Prensa de la Sección Sindical de CGT en ZF-TRW, en relación con una notificación reciente del Tribunal Supremo sobre los despidos recurridos en la fábrica

 Recientemente el Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, en referencia al recurso de la sentencia del Tribunal Superior de Navarra sobre los despidos realizados en 2016 en ZF-TRW, ha notificado a la Empresa y sindicatos, que: “dadas las características de la cuestión jurídica planteada y su trascendencia, procede su debate por la Sala en pleno”. Se señala el día dieciocho de octubre de dos mil diecisiete, convocándose a todos los Magistrados de la Sala.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Navarra los despidos fueron no ajustados a derecho por no haber probado la empresa las causas económicas, productivas y organizativas en las que se basaba el ERE.

Por parte de los trabajadores se demostró y así consta también en la sentencia, que ZF-TRW no tenía pérdidas sino ganancias, de más de 40 millones de € en 2015.     También se probó (cuestión que no considera el TSJN), que la contratación de eventuales en 2015 fue para generar un stock con la pretensión (como así fue), de anular una posible huelga y su incidencia en los clientes, vulnerando así el derecho fundamental a la huelga.

Por otra parte la sentencia califica de reprobable la postura del director general Paul H.P.

Año y medio después de realizarse los 123 despidos en fases, 77 en abril, 24 en mayo y 22 en diciembre, la planta continúa con contrataciones eventuales por causas de la producción. Como ya se ha ido exponiendo durante todo este tiempo, desde CGT denunciamos una vez mas que está siendo un proceso vergonzoso en la que la multinacional no ha parado de realizar contrataciones, más de 200 en junio de 2016, y 18 en diciembre de ese mismo año, previo a despedir 22 fijos.

La semana pasada, la empresa anunció 39 contrataciones más en la parte de mecanizados y otras 8 en montaje de direcciones de camión.

Para CGT la noticia del Supremo es positiva, pero todo esto se tenía que haber resuelto en su momento con la fuerza de la plantilla, ya que esperar a que un tercero (el tribunal) decida, es prolongar el proceso y es confiar en que la “mano negra “ que tienen las multinacionales no desvirtúe un caso tan claro de acoso y derribo a la clase trabajadora.

Durante todo el año 2016, y también 2017, desde CGT hemos realizado huelgas los fines de semana, para protestar  sobre la obligatoriedad de trabajar en fin de semana pactada por CCOO y UGT a la vez que se daban los despidos. Añadido a todo esto, hay trabajadores que habiendo cumplido con la obligatoriedad pactada siguen bajando más fines de semana de forma extraordinaria. De esta forma nos encontramos a día de hoy con cerca de 40.000 horas realizadas por encima de la jornada, lo que supone el trabajo de una parte de los trabajadores despedidos.

En CGT creemos que los propios trabajadores y trabajadoras estamos caminando en sentido contrario a conseguir que todos podamos tener un trabajo digno y en condiciones, ya que se está aceptando que cada vez haya que trabajar más y más, cuando la cuestión es que deberíamos trabajar menos para trabajar todos y todas.

 

Sección Sindical de CGT en ZF-TRW

El nuevo decreto de elección de directores es un paso más hacia la gestión empresarial de los centros educativos y demuestra el acatamiento y sintonía con la LOMCE del Gobierno Andaluz

Mié, 09/27/2017 - 14:44

El papel de la comunidad educativa será testimonial, al ser minoritario, no poder cuestionar el carácter gerencial y al mantenerse la posibilidad de ceses arbitrarios de los directores por el Delegado de educación

El nuevo Decreto que regula el procedimiento para la selección, nombramiento, evaluación, formación y reconocimiento del personal de dirección de los centros docentes públicos no universitarios, aprobado en el Consejo de Gobierno Andaluz del 26 de septiembre supone la asunción de la LOMCE.

Desde CGT consideramos muy preocupante que un gobierno autonómico que hace gala de oposición a la política del Gobierno central y que en materia de Educación apuesta por la derogación de la LOMCE decrete y anuncie cambios que, en lo esencial, y una vez más, mantienen íntegramente el espíritu de una ley muerta.

Este decreto busca abiertamente favorecer la profesionalización de la dirección escolar (sic), eufemismo que esconde la gestión empresarial de lo público, acorde con el carácter neoliberal de la citada Ley del PP y que de nuevo es asumida con entusiasmo por el PSOE andaluz. Es en definitiva una de las caras del privatización de la escuela pública, en este caso  la privatización endógena, gestionar lo público como una empresa privada.

Se trata del modelo gerencial de dirección de la LOMCE   en el que la Administración tiene un peso decisivo a la hora de elegir a los candidatos.  Así aunque el Gobierno Andaluz afirma que se mantiene el papel de la comunidad educativa en la elección de la Dirección del Centro, en realidad su papel es meramente decorativo, a fuer de no decisorio. En la LOMCE el peso del centro en dicha elección se fija en al menos un 30 % y efectivamente en este Decreto el peso de la comunidad educativa queda como minoritario frente al poder decisorio de la Administración con un 55,5% ya que cinco de los nueve integrantes de la comisión para designar la Dirección son designados por la Administración.

Por si fuera poco esto la Administración se reserva un as en la manga para mantener a raya a Directores/as díscolos a los nuevos paradigmas de gestión empresarial, la posibilidad de su cese. Y es que con un simple expediente contradictorio y con la sola audiencia al interesado y oído el Claustro, que no escuchado ya que no importa su desacuerdo, el titular de la Delegación de Educación podrá cesar de su cargo a la Dirección del centro educativo.

Pero es sobre todo en los requisitos de los aspirantes para acceder a la dirección, donde se avanza en el carácter gerencial de la dirección de los centros educativos, ya que el nuevo decreto añade el requisito de el de estar en posesión de la certificación acreditativa de haber superado un curso de formación de actualización sobre el desarrollo de la función directiva, certificación exigida por la LOMCE y cuyos contenidos se centran en formar buenos gestores desde la óptica empresarial citada. La jerga utilizada no deja lugar a dudas: se trata de forjar líderes "Este liderazgo debe ser el resultado de la profesionalización creciente en el ejercicio de la dirección y comporta el desarrollo de habilidades y capacidades relacionadas [...] con la gestión de la organización escolar".

Además esa certificación acreditativa se obtiene con unos cursos con plazas limitadas y carísimos para la administración puesto que los ponentes cobran nada menos que 1500 euros por apenas 20 horas de docencia on-line.

En definitiva el Decreto del Gobierno Andaluz establece un modelo gerencial de elección de las direcciones de los centros educativos públicos, diametralmente opuesto al modelo democrático de gestión escolar. En el primero la democracia está de más y el gobierno de un centro educativo exige de la profesionalización directiva y un modelo jerárquico de toma de decisiones. Basta pensar en el ridículo papel que reserva la LOMCE a los Consejos Escolares, reducidos a meros órganos consultivos sin capacidad alguna de para decidir sobre los aspectos fundamentales de la vida de un Centro.

Si ojeamos la reciente literatura pedagógica sobre temas directivos, hay una competencia, palabra topten de la nueva verborrea educativa, que todos los expertos reconocen como ingrediente ineludible de la idiosincrasia directiva: el liderazgo. Un líder pedagógico ha de ser capaz de crear un clima de trabajo satisfactorio, potenciar la participación, armonizar los intereses colectivos, tomar decisiones y resolver conflictos, cultivar los valores solidarios y, ojo, democráticos, fomentar la tolerancia, impulsar la innovación, estimular el pensamiento y la creatividad....etc. Ocurre con frecuencia, y sobre todo en el ámbito de nuestra Administración,  que se suele confundir la autoridad con el poder. Es imposible el liderazgo sin autoridad y la autoridad no se tiene por decreto,  si no que se concede. Dicho de otro modo, la autoridad es el poder reconocido y legitimado y  no germina en un  modelo gerencial y jerárquico, amén de ser incompatible con el simulacro democrático de elección de candidatos a la Dirección.  Nadie mejor que el claustro de profesores en particular, y la comunidad educativa en general saben quién es quién y quién o quiénes son los mejores candidatos para ocupar cargos de responsabilidad en el Centro. ¿Por qué la Escuela y la Democracia parecen estar condenadas a no entenderse como el agua y el aceite?

Lo que está en juego es mucho más. Decía José Antonio Marina, el filósofo de cabecera de Zapatero que también terminó siéndolo de Wert y de Méndez de Vigo,  que en "España nadie le da importancia a los equipos directivos", entre sus vicios diagnosticaba su falta de formación, para continuar diciendo que "casi siempre consiguen tener éxito seleccionando a los buenos profesores, cosa que solo pueden hacer los colegios privados y concertados". Que duda cabe que el Sr. Marina hacía un flaco favor a la función pública docente con estas declaraciones. Sin duda, desde esta óptica empresarial el funcionariado al igual que la democracia están de más. En lugar de dignificar el funcionariado como emblema de la independencia ideología y salvaguarda del Estado de Derecho, el modelo gerencial que inaugura la LOMCE, y que este Decreto lleva a la práctica parece tener un objetivo claro: hay que acabar con el funcionariado o al menos modificar la función pública. Se habla de flexibilizar, otro mantra postmoderno, las condiciones de contrato de profesores funcionarios, de selección y contratación de interinos. En definitiva,  este es el trasfondo de la cultura de la evaluación docente, reformular el estatuto de la función pública docente y acercando la escuela al mercado neutralizar la independencia y la imparcialidad ideológica  de los funcionarios. El  último asalto al maltrecho Estado de Bienestar.

Federación Andaluza de Sindicatos Enseñanza-CGT         

Federación Andaluza de Sindicatos Enseñanza-CGT

Concentraciones del 26 de septiembre de las y los trabajadores de maniobras de mercancías

Mié, 09/27/2017 - 11:49

Los trabajadores de la UTE SYL Maniobras Abroñigal Vicalvaro, mantienen una huelga indefinida iniciada el 25 de septiembre para exigir garantías a sus puestos de trabajo ante la renuncia al servicio de estaciones de mercancías ferroviarias de Madrid dependiente de ADIF, Ministerio de Fomento.

El motivo de estas concentraciones que se convocaron de carácter de urgencia el sábado es debido al abuso en los servicios mínimos. La empresa y el Comité de Huelga habían acordado un 15% pero el vienes Fomento impuso un del 85%. Además les obliga a realizar una hora extra diaria, cosa totalmente prohibida durante una huelga. También coloca a gente en turnos donde hace años que no había nadie, dando más servicio en huelga que sin ella.

Las concentraciones convocadas por CGT se han desarrollado sin incidentes en un ambiente muy combativo durante la segunda jornada de huelga, convocada por el Sindicato de Ayudantes Ferroviarios SAAFF, CCOO y CGT.

La primera de las dos concentraciones convocadas ha sido frente al Ministerio de Fomento a las 11:00 y la segunda A LAS 12:30 ante la sede de ADIF en la c/ Sor Ángela de la Cruz.

Por la estabilidad de los puestos de trabajo y las condiciones laborales, ante la incertidumbre impuesta por Fomento y ADIF.

La participación en la manifestación ha contado con la totalidad de los trabajadores y trabajadores de los 27 que forman la plantilla, a excepción de los que estaban incluidos en lo servicios mínimos.

Así mismo, con el apoyo de otros militantes de CGT y el resto de sindicatos.

#HuelgaMercancias

@maniobrasmercan

Ver fotos: https://www.flickr.com/photos/128096210@N05/sets/72157686347220321

CGT SOV del Sur de Madrid

Reparto del trabajo: un modelo social alternativo

Mié, 09/27/2017 - 11:37

Artículo de opinión de Joseba Santesteban, del Grupo de comunicación de CGT-LKN Nafarroa

 

Los clásicos del siglo XIX en sus teorías económicas alternativas nos ilustran en las alternativas para este XXI de la tecnología. Habrá quien critique estas fórmulas por anquilosadas y poco modernas, sin reparar en el detalle, y por ello haya que preguntarse, si el sistema y la organización básica del trabajo que defienden las posiciones neoliberales, aunque nos lo quieran vender con una atractiva envoltura, han evolucionado. Siendo lamentable que en el presente siglo, después de caminos de lucha, nos encontremos, con las salvedades que correspondan, en el mismo punto de partida de aquella primera revolución industrial. Sirva para ilustrar, la comparativa de las largas jornadas de trabajo de finales del siglo XIX y las jornadas “interminables” que posibilita la flexibilidad laboral del siglo XXI, por la que, además, se termina debiendo horas a la empresa.

El primero de octubre, la implantación de la jornada de 8 horas, cumple 98 años. Conquista sindical de referencia, con base en la movilización en unos años donde la revolución de las masas suponía la decisiva influencia en la evolución social. Hoy esa necesaria movilización precisa de renovación en sus formas puesto que, como frecuentemente vemos, la sociedad abducida por el capital está más por no perder lo poco que le permite sostener el pago de las deudas contraídas. Y sin embargo, como en el siglo XIX, la base de esa movilización se encuentra en el sentido de lo común y de la colectividad, que es intrínseco al desarrollo de la humanidad, sustentada en el principio de solidaridad. Principio fundamental en el que se basa la teoría, enraizada directamente en un modelo social alternativo, del reparto del trabajo.

El trabajo: reforzando el sentido que de “realización humana” tiene la noción de trabajo, es incuestionable la “necesidad” de vivir trabajando como ley de vida, y podemos afirmar, tomando como referencia a Bakunin, que el trabajo es garante de la existencia y del desarrollo pleno de la persona. Bajo esta referencia un horizonte que sindicalmente no puede perderse es la humanización del trabajo, que se produce cuando las necesidades fijas y limitadas del sentido más primario y las necesidades sociales e individuales son satisfechas. Siendo así, una sociedad democrática y solidaria debe alzarse en favor de quienes no pueden ver satisfechas esta conjunción de necesidades.

Los datos reales en cuanto al empleo, continúan en una senda de incertidumbre en cuanto a ocupación, pero de certeza en cuanto a la precarización del trabajo. Obviamente desde una perspectiva de reparto no se es capaz de volcar una tendencia de precariedad, si no va acompañada de medidas redistributivas de la riqueza, pero sí lo es de contribución a reducir una tendencia de desempleabilidad, aun admitiendo la condición de explotación que el término empleabilidad, asociado a salario, guarda, y que el reparto del trabajo por si mismo no soluciona un problema tan grave como es el desempleo, de clara tendencia perenne.

Las instituciones continúan en la senda iniciada bajo las apuestas por las llamadas políticas activas de empleo, que insisten, entre otras medidas sustentadas en las subvenciones, en la formación para aquellos colectivos con especial dificultad de inserción laboral. Unas medidas intrínsecamente capitalistas que siendo una obligación de la empresa, son asumidas por la administración. Medidas que difícilmente logran resolver el principal problema.

Las medidas de reparto, reforzadas en la filosofía de la reducción de la jornada laboral y una redistribución de recursos, se sitúan hoy por hoy como la vía más factible en la renovación de las plantillas; del acceso al primer empleo en el que poder convalidar experiencia y conocimiento, dando un valor añadido en términos de calidad o de servicio. Son también una herramienta para empresas donde la coyuntura de transición en esa revolución industrial 4.0 les supone decisiones de adaptación traumáticas. Es una medida sin explorar frente a los despidos. La sección de CGT-LKN en TRW, planteó como alternativa a los despidos medidas de reparto del trabajo, con respaldo del correspondiente estudio económico que sustentaba la viabilidad de tal propuesta, destapando los intereses reales de la empresa.

El sindicalismo dispone en las medidas de reparto del trabajo una herramienta más con la que poder ofrecer salidas dignas a distintas problemáticas socio-laborales. Pero es necesaria una apuesta común que presione a la Administración en la elaboración de medidas que se encaminen al establecimiento de una jornada laboral más humana, importante causa que ha de llegar, y debemos evitar que se imponga al albur del capricho flexibilizador. Tomando el relevo a la implantación de la jornada de 8 horas, sindicalmente tenemos la importante tarea de incidir e insistir en la oportunidad de la reducción de la jornada laboral; retomando el factor movilizador referido, es necesario llevar esta filosofía a los centros de trabajo que como factor determinante de transformación social son el elemento sustancial de cambio. Como medida complementaria, reforzando ese factor movilizador, tenemos una herramienta por explorar. Aun sabiendo que la negociación colectiva presenta importantes limitaciones, debemos llevar a la misma propuestas de medidas de reparto, de tal manera que los convenios colectivos tengan una referencia explícita al reparto del trabajo.

Joseba Santesteban

Grupo de comunicación

CGT-LKN Nafarroa

Joseba Santesteban

Ha fallecido el compañero Alfredo Sánchez "Chotis", Secretario de Formación de la Confederación de Madrid, Castilla la Mancha y Extremadura

Mié, 09/27/2017 - 11:26

Hemos amanecido con esta triste noticia. Estará en la sala 13 del Tanatorio de la M30 de Madrid a partir de las 12.30 horas

En esta fecha tan significativa, 27 de septiembre, Al Alba, nos ha dejado el compañero Alfredo. Todos le conocemos por "el Chotis". Así es como se le llamaba desde sus jóvenes años de militancia.

Desde hace muchos años entregado a la lucha en CGT desde su sección del Ayuntamiento de Madrid y desde hace una década en todos los ámbitos de la Confederación de Madrid.

Afable, socarrón......qué podemos decir de tí, compañero Alfredo.

Todas le conocemos porque ha participado en actividades de internacional, su implicación con los padres de los maestros de Ayotzinapa asistiendo a las manifestaciones y concentraciones ayudó con sus fotos colgadas en facebook a difundir su lucha.

Pero es que el Chotis es un picaflor, en el buen sentido de la palabra, y participaba en todo lo que se moviera por Madrid.

Miembro de la Comisión de Memoria Libertaria de CGT, desde su sección sindical ha luchado por el reconocimiento de la figura de Melchor Rodríguez como último alcalde del ayuntamiento de Madrid. Ha participado en numerosos actos de memoria representando a CGT, etc.

Y como parte de la Organización ha asumido diferentes cargos en el STAP de Madrid y en la Confederación de Madrid, Castilla la Mancha y Extremadura.

Pero su militancia no solo era en CGT sino en otras asociaciones y colectivos. Miembro también de la Comuna de expresos y expresas del franquismo.

Que la tierra te sea leve.

Comisión de Memoria Libertaria de CGT


Comisión de Memoria Libertaria de CGT