Ante el incremento del paro, la CGT del País Valencià propone un salario social indefinido.

Con 25.000 parados más en la C. Valenciana en diciembre, los sindicatos CC.OO. y UGT y la patronal Cierval deberían devolver los 6.341.513 € que recibieron por firmar el PAVACE (Pacto para fomento del empleo).

Ante los desalentadores datos del paro en España (3.128.963 desocupados), con un incremento este último año de un millón de personas que se quedan sin empleo, la CGT considera que es el momento de tomar algunas medidas eficaces para paliar la difícil situación económica a la que se ven empujadas miles de familias cada mes.

Comité Confederal CGT País Valencià

La CGT considera que con las actuales prestaciones del seguro de paro, muy bajas y de corta duración, la estabilidad y los recursos básicos de esos millones de ciudadanos que sufren importantes carencias no se pueden cubrir. Por ello pensamos que la vieja propuesta de implantar un salario social mínimo con carácter indefinido, que garantice una condiciones de vida dignas a todos los trabajadores, mientras el mercado no los pueda reincorporar a la vida laboral y económica, es la mejor forma de luchar contra la pobreza que afecta ya a casi 9 millones de españoles.

Por lo que respecta a la Comunidad Valenciana, y dado que no hace mucho los llamados agentes sociales (sindicatos mayoritarios y patronal valencianos) firmaron una nueva edición del Plan Valenciano para la Creación de Empleo (PAVACE II / 2009-2013), con una inversión de 4.848 millones de euros, en teoría para crear empleo, desde CGT exigimos que ante los malos resultados que están cosechando tanto el PAVACE-I como el nuevo, pues ha sido durante la vigencia de estos varios pactos de la Generalitat con UGT, CC.OO. y Cierval cuando esta autonomía se ha situado a la cabeza de la destrucción de empleo, los empresarios y las ejecutivas de estos dos sindicatos renuncien a los 6.341.523 euros en subvenciones que han recibido por estampar su firma en tan costoso como ineficaz “plan de empleo”.

El fracaso del nuevo PAVACE, rubricado por Camps, Sifre, Recuenco y Ferrando, no puede ser más evidente : desde el mes del acto oficial de la firma, el paro en la Comunidad Valenciana ha aumentado de forma progresiva en un total de 72.164 nuevos parados ; 9.350 en septiembre, 16.649 en octubre, 21.328 en noviembre y 24.837 en diciembre. Con estos datos, que también deben obrar en poder de los agentes sociales y del propio gobierno de la Generalitat, la Comunidad Valenciana se sitúa en el último trimestre de 2008 con un índice de paro superior a la media nacional.

Ante esta constatación, desde la CGT sugerimos que esos más de 6 millones de euros que la Administración regala a quienes respaldan sus políticas, se destinen a obras sociales y a colaborar con organizaciones que se dedican a atender a las personas más desfavorecidas de nuestra sociedad : enfermos, niños abandonados, pobres, personas mayores sin recursos, inmigrantes, mujeres maltratadas, etc.

13·01·2009 · redaccion