La Directiva de Retorno instaura el fascismo en Europa : Movilizaciones en todo el estado por el cierre de los CIE y contra la nueva Directiva

El 21 de junio es el día de la vergüenza, el día europeo de la caza de la persona inmigrante, el día en que los derechos humanos dejaron de ser universales. Ha sido aprobada la Directiva sobre la detención y la expulsión de las personas extranjeras por el Parlamento Europeo., en su redactado aprobado anteriormente por los gobiernos de la Unión Europea.
Secretaría de Acción Social – Comité Confederal CGT
Foto : REDI

La Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (REDI)junto a decenas de movimientos sociales, ong´s, asociaciones de inmigrantes y organizaciones sindicales convoca el próximo día 21 de Junio a una Jornada Estatal de movilizaciones para demostrar en las calles un profundo rechazo a la nueva directiva europea de la vergüenza, exigir el cierre inmediato de los Centros de Internamiento de Extranjeros y reclamar Derechos Sociales y Laborales para Todos.

En el marco de la Jornada Estatal contra la Directiva Europea de la Vergüenza y por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros,

¿QUÉ ES UN CIE ?

Los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) son verdaderas cárceles donde miles de inmigrantes que no han cometido ningún delito son encerrados únicamente por haber cometido una irregularidad administrativa : no tener la documentación que se les exige para residir y trabajar en nuestro país.

Actualmente existen en España 10 Centros de Internamiento que han recibido numerosas denuncias por parte de organizaciones sociales, el Defensor del Pueblo e incluso el Parlamento Europeo, debido a los abusos y la falta de garantías que sufren los inmigrantes que se encuentran detenidos, lo que ha hecho que sean calificados como los "Guantánamos Europeos".

¿Qué cambiará con la aprobación de la directiva europea sobre inmigración ?

Finalmente la Unión Europea ha votado a favor de endurecer las condiciones de los ’sin papeles’ a través de la directiva de retorno de inmigrantes que hoy se ha aprobado en Estrasburgo. El texto ha salido adelante sin introducir ninguna de las enmiendas que se habían propuesto. España, que desde un principio se ha mostrado a favor de una legislación común, será uno de los países en los que más se notará el endurecimiento de las leyes.

El endurecimiento de las medidas sobre inmigración se ha planteado como una salida para algunos países por la crisis económica que se vive en la actualidad. Los gobiernos francés e italiano son algunos de los que se han posicionado más a favor durante el debate de la ley, que se ha aprobado con 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones. Finalmente, las posturas ’más duras’ de la UE han conseguido que la directiva salga adelante.

Periodo de retención : El texto marca en seis meses el máximo de tiempo que los inmigrantes en situación irregular pueden estar en centro de retención. Sin embargo, también recoge la posibilidad de que este periodo se alargue hasta 18 meses, uno de los aspectos que más polémica ha suscitado. Esta medida podría llevarse a cabo si se desconoce la procedencia de los inmigrantes y se necesita más tiempo para averiguarlo, si las autoridades de los países de origen no cooperan en los procesos de repatriación.

Actualmente, en España el periodo máximo de retención es de 40 días. Si en ese tiempo no se ha llevado a cabo la repatriación, los inmigrantes abandonan el centro de retención con una orden de expulsión del país. Esto lleva a que se encuentren en una especie de ’limbo’ legal puesto que no pueden obtener los permisos de trabajo y residencia pero tampoco se les ha podido repatria.

En principio, España no tendría por qué aumentar el tiempo máximo de retención aunque el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya anunció que este plazo aumentaría, aunque no se está barajando la posibilidad de marcar como máximo los seis meses que recoge la directiva.

Prohibición de entrada en la Unión Europea : El texto de la directiva establece un periodo de cinco años en los que los inmigrantes que sean repatriados no podrán ingresar de nuevo en la Unión Europea. Objetivamente, no tener visado para entrar en un país no es un delito, sino que se trata de una ’falta administrativa’ por eso desde CEAR consideran que esta medida supone una "estigmatización y criminalización" de los inmigrantes.

España puede prohibir la entrada a un inmigrante que haya sido repatriado durante un máximo de 10 años pero la decisión debe responder a un principio de proporcionalidad, es decir, que se tomará teniendo en cuenta si se han cometido infracciones graves o si existe reincidencia.

La situación de los menores : Uno de los aspectos que más ampollas ha levantado es la posibilidad de que los menores no acompañados puedan ser ingresados en centros de retención. Si bien es cierto que el texto de la directiva sólo contempla esta posibilidad en sólo como un recurso excepcional, las asociaciones de defensa de los inmigrantes han puesto el grito en el cielo. "El simple hecho de que se baraje esta posibilidad nos parece profundamente negativo porque supondría introducirlos en una especie de ’guetos’ en vez de intentar buscarles una estabilidad familiar", indican desde la CEAR.

Decisión administrativa : Desde el momento en el que entre en vigor la directiva, las órdenes de retención podrán ser dictadas por autoridades administrativas o judiciales. Hasta ahora, este tipo de decisiones sólo podían tomarse desde los juzgados, que ahora tendrán 72 horas para ratificar la decisión si se toma desde las administraciones. Los países miembros proporcionarán asistencia legal gratuita a los inmigrantes sin recursos si así lo recoge su legislación nacional. Éste fue uno de los aspectos más polémicos durante la negociación porque algunos países querían que esta asistencia fuera obligatoria. Finalmente, cada uno de los Estados miembro decidirá cómo afronta este punto.

Comunicado de la CGT : (en castellano y portugués)

La Directiva de la Vergüenza se construye básicamente sobre dos medidas represivas : la generalización antidemocrática de encierro arbitrario hasta 18 meses de las personas sin papeles ; y el retorno forzoso sin posibilidad de volver a pisar suelo europea durante 5 años.

Europa se transforma en una fortaleza militarizada al tiempo que un paraíso para el movimiento de capitales, productos y servicios, y militariza y criminaliza el simple hecho de ser inmigrante sin recursos ni papeles, seres humanos que serán forzados a retornar, sin posibilidad de volver a pisar suelo europeo, como si de peligrosos delincuentes se tratase.

La Directiva de Retorno recién aprobada, constituye la expresión máxima del retroceso calculadamente diseñado por las élites políticas y económicas europeas en materia de derechos humanos. Esta agresión se centra ahora en la legitimización de la inexistencia de derechos para las personas migrantes, para quienes tenemos preparados cárceles especiales sin garantías jurídicas y con tiempos de detención arbitrarios además del retorno forzoso sin posibilidad de volver. Pero una vez dado este paso ¿quién asegura que en breve plazo no eliminen derechos fundamentales a quienes ostentamos el dudoso título de ser ciudadanos/as ?

Ahora con más ahínco y menos trabas las fuerzas de seguridad de los países de la UE podrán dedicarse con impunidad a la caza del inmigrante, deporte deleznable de tintes fascistas iniciado en la Italia de Berlusconi, pero que con algo más de hipocresía el resto de países europeos está gustoso de poner en práctica. Dentro de poco veremos las estadísticas de esta indigna y particular olimpíadas, en las que se disputa el primer puesto de ser el país que más inmigrantes cace y expulse. Mucho nos tememos que los primeros puestos andarán entre el reino de España y la república de Italia.

Pero la vergüenza de este día, no la ostentan sólo los gobiernos y europarlamentarios, es sin duda la vergüenza de todos y todas, de quienes somos europeos/as, de las sociedades embriagadas de consumismo y miedo, es la vergüenza de nuestra incapacidad para dar respuesta al capitalismo totalitario de una UE, que más allá de la crisis provocada por el no irlandés al nuevo Tratado, está dispuesta a imponer su gobierno antidemocrático de las multinacionales y de las finanzas por encima de los derechos y necesidades de las personas.

El problema no reside en la Directiva de Retorno, ni en la Directiva de las 65 horas, el problema es la UE como proyecto político del capitalismo globalizado y esclavizador de países, pueblos, trabajadores/as e inmigrantes.

CGT reitera su compromiso en la denuncia y en la lucha contra la UE, y nos seguimos preguntando “UE, ¿para qué ?, ¿para quién ?”. Y las respuestas son desgraciadamente tozudas : para crear una superpotencia militarizada y antidemocrática y para los ricos de la política, el comercio, la industria y las finanzas.

Unamos esfuerzos contra la UE del capital y la guerra, contra la precariedad y la exclusión, contra la distribución desigual de los derechos y de la riqueza. Este el nuestro único camino.

Este sábado 21 hay manifestaciones y concentraciones en distintas ciudades contra la Directiva de Retorno. Hacemos un llamamiento a participar y movilizarnos en todas ellas, y en las próximas movilizaciones que los colectivos inmigrantes organicen.

Traducción al portugués de Manuel Baptista, de Luta Social

A directiva de retorno instaura o fascismo na Europa

Hoje é o dia da vergonha, o dia europeu da caça à pessoa imigrante, o dia em que os direitos humanos deixaram de ser universais. Hoje foi aprovada a Directiva sobre a detenção e expulsão das pessoas estrangeiras pelo Parlamento Europeu, cuja redacção tinha sido anteriormente aprovada pelos governos da União Europeia.

A directiva da Vergonha constrói-se basicamente sobre duas medidas
repressivas : generalização antidemocrática do internamento arbitrário até 18 meses das pessoas indocumentadas ; e o retorno forçado, sem possibilidade de voltar a pisar o solo europeu durante 5 anos.

A Europa transforma-se numa fortaleza militarizada ao mesmo tempo que paraíso para o movimento de capitais, produtos e serviços, militarizada e que criminaliza o simples facto de ser imigrante sem recursos e sem documentos, seres humanos que serão forçados a retornar, sem possibilidade de voltar a pisar solo europeu como se fossem criminosos perigosos.

A Directiva de Retorno recém aprovada, constitui a expressão máxima do
retrocesso calculado, desenhado pelas elites políticas e económicas europeias em matéria de direitos humanos. Esta agressão centra-se agora na legitimação da inexistência de direitos para as pessoas migrantes, para quem estão preparadas prisões especiais sem garantias jurídicas e com tempos de detenção arbitrários, além do retorno forçado sem possibilidade de regresso. Mas, uma vez dado este passo, quem garante que a breve prazo não se eliminem direitos fundamentais aos que ostentam o duvidoso título de cidadãos/ãs ?

Agora - com mais afinco e menos travões - as forças de segurança dos países da UE poderão dedicar-se com impunidade à caça ao imigrante, a deportação brutal com colorações fascistas na Itália de Berlusconi.
Agora, com alguma hipocrisia mais, no resto dos países europeus, que estão a pôr em prática isto gostosamente. Dentro de pouco tempo veremos as estatísticas destas indignas e particulares olimpíadas, em que se disputa o primeiro lugar de ser o país com maior número de imigrantes caçados e expulsos. Muitos de nós temem que os primeiros lugares caberão ao reino de Espanha e à república de Itália.

Mas, a vergonha deste dia, não a transportam apenas os governos e os
euro- parlamentares, sem dúvida trata-se da vergonha de todas e todos, de nós europeus/eias, das sociedades embriagadas pelo consumismo e o medo, é a vergonha da nossa incapacidade para dar resposta ao capitalismo totalitário de uma UE, que para lá da crise provocada pelo ’não’ irlandês ao novo Tratado, está disposta a impor a sua forma de governo antidemocrática e as finanças acima dos direitos e das necessidades das pessoas.

Nike Paul George PG2

16·06·2008 · redaccion