Actos en solidaridad con el pueblo kurdo y los movimientos sociales turcos, víctimas de la brutal represión del Gobierno de Ankara y el silencio de la UE

CGT participa en las acciones solidarias y de protesta que se realizan esta semana (días 15 y 16) en Barcelona, Valencia y Madrid

Secretariado Permanente de CGT

Los colectivos y personas que respaldamos la convocatoria de las actividades en apoyo a las víctimas de la represión en Kurdistán y Turquía en la ciudades con representación diplomática turca, queremos manifestar con estos acto nuestro apoyo solidario al pueblo kurdo ante los ataques armados que está sufriendo desde hace años, tanto por parte del ISIS como del ejército y la policía turcos. Al mismo tiempo que respaldamos la experiencia kurda de construcción de una sociedad basada en comunidades autogestionarias, libres y federalistas.

En concreto, dichos actos son: charla en Barcelona (15 enero, 18.30h en Vía Laietana, 18, 9ª),

concentración en Valencia (16 de enero, 12h., ante Consulado Turquía – Passeig de Russafa, 11) y manifestación en Madrid (16 de enero, 18h. en Pl. de Atocha)

Nuestra solidaridad con quienes sufren la violencia y el dolor queremos hacerla extensiva a las víctimas del atentado de esta misma semana en Estambul y a sus familias. En ningún caso puede justificarse el asesinato de seres humanos absolutamente inocentes y ajenos a los conflictos armados que se padecen en Oriente Medio y de los que tampoco puede ocultarse una buena parte de responsabilidad de los Estados occidentales, por sus políticas de control y explotación de los recursos económicos, intereses geoestratégicos y apoyo al comercio de armas.

Además de la brutalidad de esta guerra desatada contra el pueblo kurdo de las zonas liberadas, también asistimos a una represión sistemática del gobierno presidido por Erdogan contra la población kurda que vive en zonas turcas, a la que se está sometiendo a todo tipo de agresiones: detenciones, torturas, ejecuciones y otras violaciones de los Derechos Humanos. Estas campañas militares contra población civil ya han ocasionado el desplazamiento forzoso de más de 200.000 personas desde 1990.

Pero nuestra denuncia no es únicamente contra la represión a que se somete al pueblo kurdo, sino que hacemos extensiva nuestra condena a las medidas represivas del gobierno de Turquía contra movimientos sociales, medios y profesionales de la comunicación, sindicalistas de base y otros colectivos de la ciudadanía turca que se oponen a las políticas represivas gubernamentales.

Esta masacre el Estado turco la está llevando a cabo con la aquiescencia y el silencio de las "democracias occidentales", que callan cuando quien comete atentados contra los derechos humanos es un gobierno o grupo armado amigo, con el silencio cómplice de sus medios de comunicación que ocultan lo que a sus amos no les conviene que se sepa, llamamos a la solidaridad y a la difusión ante el sufrimiento y la injusticia que sufren las ciudadanías kurda y turca que luchan por un mundo mejor.

Consideramos que, con su silencio, la UE es cómplice de la represión en Turquía y denunciamos la doble moral de los gobiernos europeos, que condenan la vulneración de los Derechos Humanos en función de la afinidad política con los estados o milicias que la cometen. En el caso de Turquía los atenuantes que enmudecen a la clase política de la UE son su pertenencia a la OTAN y el papel que se le ha asignado al gobierno de Ankara como frontera con el mundo musulmán y muro de contención de los millones de refugiados que huyen de las guerras, las persecuciones o la pobreza extrema provocadas por el choque entre la distintas formas de aplicar el control y la explotación de los pueblos.

Exigimos al gobierno de Turquía el cese de cualquier hostilidad contra la población kurda y contra los activistas sociales, periodistas y grupos disidentes turcos, y reclamamos de las autoridades europeas que tomen medidas y sancionen la vulneración sistemática de los derechos humanos por parte del estado turco.

Gabinete de Prensa

16·01·2016 · redaccion