Derrumbe en el Hotel Ritz de Madrid: un nuevo caso de siniestralidad laboral

Desde la Confederación General del Trabajo (CGT) condenamos enérgicamente un nuevo caso de siniestralidad laboral que se ha llevado la vida de un trabajador y que tiene en estado crítico a otras tres personas según las últimas informaciones que hemos conocido.

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

 

Se trata del derrumbe en las obras de remodelación del Hotel Ritz de Madrid. El accidente se produjo dos horas antes de que terminara la jornada laboral de estos trabajadores que era de 8 de la mañana a 6 de la tarde.
Al parecer, dicho derrumbe se ha producido a causa de una sobrecarga en el forjado del edificio, es decir, por una cuestión de seguridad que debía estar controlada para prevenir este tipo de situaciones que, de un tiempo a esta parte, se están haciendo dolorosamente habituales. De hecho, recientemente se produjo también en Madrid otro derrumbe de características similares por sobrecarga en el forjado en el Paseo Martínez Campos.
La cadena de subcontratación y el ahorro de costes por parte de este tipo de empresas, tiene una relación directa con el incremento en la siniestralidad laboral que venimos sufriendo de forma alarmante. Lejos de reducirse las cifras de trabajadores y trabajadoras que han sufrido accidentes graves y muy graves, éstas se están incrementando según los últimos datos que maneja el propio Ministerio de Trabajo. De hecho no son cifras, son personas que ven mermada su salud y que hasta llegan a perder la vida en los casos más graves, por lo que se debe vigilar el cumplimiento de las medidas preventivas y sancionar aquellos casos en los que se verifique que existe incumplimiento.
Los trabajadores y trabajadoras menos protegidos son aquéllos que no están organizados sindicalmente; son casos de empresas donde no se presentan denuncias ante la Inspección por temor a represalias inmediatas. Hay una relación directa e innegable por tanto entre la precariedad laboral y la siniestralidad. Sería por tanto interesante conocer los datos en que la Inspección actúa de oficio ya que, desde nuestro punto de vista, ésta es una parcela muy mejorable.
LA PRECARIEDAD LABORAL MATA
Secretariado Permanente de Comité Confederal

Se trata del derrumbe en las obras de remodelación del Hotel Ritz de Madrid. El accidente se produjo dos horas antes de que terminara la jornada laboral de estos trabajadores que era de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

Al parecer, dicho derrumbe se ha producido a causa de una sobrecarga en el forjado del edificio, es decir, por una cuestión de seguridad que debía estar controlada para prevenir este tipo de situaciones que, de un tiempo a esta parte, se están haciendo dolorosamente habituales. De hecho, recientemente se produjo también en Madrid otro derrumbe de características similares por sobrecarga en el forjado en el Paseo Martínez Campos.

La cadena de subcontratación y el ahorro de costes por parte de este tipo de empresas, tiene una relación directa con el incremento en la siniestralidad laboral que venimos sufriendo de forma alarmante. Lejos de reducirse las cifras de trabajadores y trabajadoras que han sufrido accidentes graves y muy graves, éstas se están incrementando según los últimos datos que maneja el propio Ministerio de Trabajo. De hecho no son cifras, son personas que ven mermada su salud y que hasta llegan a perder la vida en los casos más graves, por lo que se debe vigilar el cumplimiento de las medidas preventivas y sancionar aquellos casos en los que se verifique que existe incumplimiento.

Los trabajadores y trabajadoras menos protegidos son aquéllos que no están organizados sindicalmente; son casos de empresas donde no se presentan denuncias ante la Inspección por temor a represalias inmediatas. Hay una relación directa e innegable por tanto entre la precariedad laboral y la siniestralidad. Sería por tanto interesante conocer los datos en que la Inspección actúa de oficio ya que, desde nuestro punto de vista, ésta es una parcela muy mejorable.
LA PRECARIEDAD MATA

 

19·09·2018 · redaccion