La CGT ante el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora

La Confederación General del Trabajo se suma a esta histórica jornada de lucha de las mujeres llamando a la participación en las manifestaciones unitarias de todas las grandes ciudades y organizando una serie de actos propios: charlas, presentaciones de libros, teatro y  proyección de películas de temática feminista

Secretariado Permanente del Comité Confederal

Información detallada de actos de CGT en Madrid, Barcelona, Santander, Málaga, Valencia, Sevilla, Salamanca, Jaén, Úbeda, Castellón, Vinaroz, Alicante, Valladolid, Bilbao, Donosti-San Sebastián, Iruña-Pamplona y Gasteiz-Vitoria en:

http://www.rojoynegro.info/evento/eje-violeta/8-marzo-d%C3%ADa-internacional-la-mujer-trabajadora-actos-convocatorias

El día Internacional de la Mujer Trabajadora nace de la situación de explotación laboral, del abuso, del drama de precariedad de unas mujeres valientes que, allá por el año 1911, se plantaron para decir ¡¡BASTA!,  sufriendo por ello la respuesta de la patronal y la represión del Estado. Como cada 8 de Marzo desde la CGT y sus correspondientes secretarías de la Mujer llamamos a conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora y respaldar todas las reivindicaciones legítimas, históricas y actuales, contra el patriarcado y el sistema capitalista.

Desde nuestro sindicato, denunciamos las situaciones de doble discriminación que sufrimos las mujeres, una como clase trabajadora (ya sea remunerada o sin remuneración a través de los trabajos reproductivos y de cuidados) y otra como mujeres. Las sucesivas "crisis" económicas, en las que nos sitúan periódicamente las clases dominantes políticas y financieras, siguen manteniendo un sistema social, político y económico de progresiva desprotección y precarización hacia las personas que desarrollan la mayor parte de las tareas productivas y reproductivas del país y hacia las personas que no pueden trabajar, mientras que incrementan los arcos salariales a favor de los equipos directivos, juntas de accionistas y demás atracadores y corruptos que desde la política, la patronal y las instituciones públicas y privadas, saquean el país y precarizan a los sectores con menos recursos.

Y así, año tras año, nos encontramos nuevamente resistiendo a las agresiones brutales de la misma política neoliberal contra la clase trabajadora en general, pero que pega más fuerte en nosotras, las mujeres, marginándonos en trabajos precarios, con peores sueldos que los hombres, mayor temporalidad en los contratos, en los que se nos exige completa disponibilidad para jornadas parciales, contratos por horas, exigiéndonos una sobrecualificación, cuestionando nuestra profesionalidad si queremos compatibilizarla con un proyecto de maternidad, engrosando las listas del paro o trabajando en condiciones de esclavas en la agricultura, en fábricas, hostelería, falsas autónomas, servicios públicos, profesoras interinas, sanitarias y un largo etcétera.

Las mujeres no nos podemos acomodar, aunque desde el poder establecido nos auguren tiempos de cambio. En el movimiento libertario hemos aprendido que las transformaciones sociales que queremos no vendrán de la mano del mundo político, sino de la conciencia y movilización social. Si las mujeres no luchamos por nuestros derechos, nadie lo va a hacer por nosotras. Utilizando viejos discursos recurrentes, se afirma que nuestro bienestar depende del "clima político" de la "estabilidad institucional", estructuras del capitalismo que sólo persiguen la perpetuación del estatus de sus privilegios a costa del sometimiento y la explotación de las demás. Sin embargo, nosotras tenemos otros intereses opuestos a estos actores que quieren imponer las condiciones de nuestras vidas.

La CGT, en esta fecha tan significativa, quiere dirigirse a todas las mujeres para recordar que lo poco que se está avanzando en derechos y condiciones de vida está siendo fruto exclusivamente de la lucha sindical y social alternativa que tenemos abierta contra el patriarcado y el capitalismo que, a través del machismo y la explotación, perpetúan la desigualdad en todos los órdenes de la vida. Y, puesto que nuestra vida y dignidad es lo único que poseemos, vamos a defenderlas, luchando. Organizadas construiremos nuestro destino a través de nuestra propia acción frente a los gestores del estado capitalista.

03·03·2016 · redaccion