CGT condena la sentencia de la Audiencia Nacional contra el derecho a la libertad de expresión de la tuitera Cassandra

La Confederación General del Trabajo ha emitido un nuevo comunicado condenando, una vez más, el acoso que se está llevando a cabo desde los tribunales de justicia, con la connivencia de los poderes políticos de turno, hacia la ciudadanía crítica y organizada que decide expresarse libremente.

Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT

Con esta nueva sentencia contra los chistes sobre Carrero Blanco, la Audiencia Nacional ha volado el derecho a la libertad de expresión hasta el quinto cielo de la dictadura.

Las leyes mordazas, creadas como instrumento autoritario y antidemocrático  con el único objetivo de frenar el conflicto social nacido tras el evidente traspaso de la riqueza a la clase empresarial y a los bancos, demuestra que este Estado de “derecho” y “democrático” dejó de serlo hace mucho tiempo.

La modificación del artículo 135 de la Constitución, donde se legaliza y prioriza el pago de una deuda que no es de la ciudadanía a costa de eliminar recursos para la educación, la sanidad, la cultura, la vivienda, la erradicación de las violencias machistas, la ayuda al desarrollo, etc. para entregárselos a los banqueros, a las empresas del IBEX 35 y a los políticos que culminan sus “carreras profesionales” en los diferentes Consejos de Administración de estas corporaciones, han creado un Estado de “deshecho” e injusticia que se sirve de toda una arquitectura jurídica, heredera del franquismo, para hacer impunes a los verdaderos delincuentes.

Por todo ello, la CGT llama a continuar defendiendo los derechos y libertades logrados ante esta persecución de tuiteros, artistas, cantantes, sindicalistas, activistas, etc. y manifiesta que ante esta falsa y antidemocrática legalidad, no conseguirán doblegar a nadie.

31·03·2017 · redaccion