¡Si se puede! Ganada la huelga indefinida de la plantilla de Limpiezas Sanitarias de Aragón

Tras 49 días de huelga, las trabajadoras de Limpiezas Sanitarias de Aragón ha vencido la cerrazón de la patronal y han consegudo sus justas reinvindicaciones. Mas allá de su gran logro y su valentía, lo que nos aportan es una enseñanza fundamental en estos tiempos que corren: solo luchando vamos a conseguir que se respeten nuestros derechos, nadie nos va a regalar nada.

CGT Aragón

Reproducimos un improvisado comunicado del SP Confederal felicitando a lxs compañerxs y un escrito con las reflexiones de la compañera Ana Cuevas una de las huelguistas:

Compañeras y compañeros.

Desde CGT Aragón se nos comunica que finalmente, y tras 49 días de  huelga indefinida, la plantilla de la limpiezas sanitarias de Aragón  ha conseguido ganar la lucha por sus derechos y condiciones de trabajo.

 

Nos indican que:

- Han conseguido mantener el Convenio Colectivo en vigor sin decaer.

 

- Se consigue una ultraactividad de 4 años.

- Se consigue una ultraactividad indefinida en cuanto a jornada y salarios.

- El mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

El acuerdo fué ratificado por la asamblea el sábado y este martes se  firmó el acuerdo definitivo. 

Os adjuntamos un escrito de la compañera Ana Cuevas para el conjunto  de la Organización. 

Desde el SP del CC nos sentimos muy orgullosos de la infinita  dignidad, coraje y saber estar que han demostrado esta mujeres  aragonesas de la CGT contra un enemigo muy poderoso y difícil de  doblegar. 

Una vez más se demuesta que la lucha es el unico camino posible para  las y los de nuestra clase. 

Salud y mucho orgullo compañeras. 

SP CC

CON LA CABEZA ALTA
Durante los 49 días que ha durado la huelga de las limpiezas sanitarias de Aragón, las trabajadoras hemos experimentado una metamorfosis prodigiosa. Nos desprendimos de ese terror difuso con el que se paraliza ahora la voluntad de las personas para pasar a pelear corajudamente por nuestro destino. De humildes limpiadoras a guerrilleras por suerte de una conciencia de clase colectiva que se nos apoderó sin saber cómo. Han sido tantas las muestras de valor y dignidad del colectivo que esta historia merecía un buen final. Un desenlace justo. Y aunque algunas de nuestras reivindicaciones han quedado en el camino, lo hemos conseguido. Luchamos todas juntas, hombro con hombro, contra la miseria de una reforma laboral que ya nos mordía los tobillos. Contra el ninguneo institucional y la avaricia de una patronal eternamente insatisfecha. Forzamos una unidad sindical imprescindible y las decisiones se sometieron al escrutinio de la asamblea, la única soberanía que algunos reconocemos. A lo largo del recorrido, la fuerza de las limpiadoras fue desbrozando un camino de minas y de trampas. Era una batalla desigual, en un principio. Pero al grito de, ¡Ni un paso atrás! las deslavazadas huestes organizamos un pequeño ejército de resistencia contra la explotación que pensaban imponernos.
Es verdad que no se han alcanzado el 100% de los objetivos trazados. Pero se ha logrado un buen acuerdo que protege el empleo y otras condiciones sustanciales como el salario y la jornada. Unas garantías esenciales que no pueden entenderse de otra forma, en el escenario ultraliberal que nos asola, que como una gran victoria. Pero también como un punto de inflexión a partir del que hay que seguir trabajando en beneficio del sector.
Al final, pudimos quebrar la pata de esa reforma que quería aplastar nuestros derechos. (Aunque no puedo negar que nos hubiera gustado más romperle el cuello). La lección moral que ha impartido este colectivo es, ya de por sí, un maravilloso triunfo. La solidaridad y el apoyo social que nos han regalado, un tesoro incalculable. Personalmente, solo puedo manifestar el orgullo que me produce pertenecer a un gremio que, pese a que los enemigos eran poderosos, no ha reblado en la defensa de lo que creía justo.
 Que a nadie le quede un resquemor amargo porque, como prometimos hacer, salimos de esto con la cabeza muy, muy alta. Salvaguardando la supervivencia de más de mil familias cara al vacío legal en el que se encontrarán muchos trabajadores estos días. Nos hemos ganado el respeto de los que nos despreciaban y pretendían explotarnos. Sembrado un vigoroso germen que podremos aprovechar en el futuro. No hay que olvidar que la lucha obrera nunca acaba.
En el transcurso de esta odisea nos han definido como heroínas o guerreras. Pero somos mucho más: Trabajadores/as que han decidido tomar las riendas de su destino. Hombres y mujeres libres que hemos aprendido a doblegar el miedo. La mas grande de todas las victorias.

Ana Cuevas

12·07·2013 · redaccion