Huelga indefinida en limpiezas de Jerez

El comité [en el que CGT tiene mayoría absoluta] afirma que han cedido en todo lo que han podido, pero critica que ni la concesionaria ni el gobierno local están colaborando. Asegura que la empresa quiere rescindir el contrato con el Ayuntamiento.

diariodejerez.es

El comité de empresa de Urbaser compareció ayer ante los medios de comunicación, cuando se cumplían 15 días de la huelga de basuras, para dar cuenta de cómo se han desarrollado hasta ahora las negociaciones con la concesionaria. El presidente del comité, Juan Manuel Cazalla [CGT], estuvo acompañado por otros trabajadores así como por los secretarios generales y asesores de los sindicatos CCOO, UGT y CGT, y todos coincidieron en una misma cosa: "Los trabajadores han hecho un gran esfuerzo, han cedido hasta donde han podido, pero ni la empresa ni el Ayuntamiento han movido ficha". Así las cosas, Cazalla culpó tanto al gobierno local como Urbaser de haber provocado que la negociación esté en un "callejón sin salida" y aseguró que los trabajadores se han convertido en "rehenes" de el conflicto, "al igual que los ciudadanos". Así las cosas, desde el comité y desde los sindicatos lamentaron que la empresa que se haya negado, en todo momento, "a ceder", ya que el recorte del presupuesto anunciado por el Ayuntamiento es de algo más de 4 millones y la plantilla ha mostrado su disposición a asumir más de un 70% de esta reducción. Sin embargo, la empresa no quiere aportar -según el comité- la diferencia de 1,2 millones de euros que resta para completar el ajuste exigido desde el gobierno local. Así las cosas, Cazalla ha subrayado que la plantilla está dispuesta a aportar 2,7 millones de euros que se haría efectivo mediante una bajada del 12% de su nómina, a lo que sumarían otro 8% procedente de otros conceptos como vacaciones, amortizaciones de plazas y otros cambios.
Desde el comité, se le planteó a la empresa Urbaser que aporte el 1,2 millones de euros (importe que ahora mismo tiene paralizadas las negociaciones) de la "indemnización compensatoria" recogida en el canon que tiene que pagarles el Ayuntamiento. "Algo a lo que la empresa se niega", apuntaron ayer. Así las cosas, desde el comité señalaron que, a día de hoy, el Consistorio le adeuda a la empresa el coste del servicio de todo este año y el canon de unos 15 millones de euros que no se abona desde 1995. Por ello, y ante la falta de un acercamiento, desde el comité de empresa afirmaron ayer que la concesionaria les ha amenazado con rescindir el contrato que mantienen con el Ayuntamiento. De hacerse efectiva esta amenaza, que algunos calificaron de "farol de la empresa", Jerez se quedaría "si nada, porque la empresa se llevaría toda la maquinaría", aseguraron ayer los trabajadores".
Los responsables sindicales y el comité de empresa denunció también ayer que, pese a aumentarse al 50% los servicios mínimos, "el centro de Jerez se limpia a diario o cada dos días, pero hay barriadas y pedanías en las que donde no se limpia desde que empezó la huelga, porque el Ayuntamiento quién decide qué se limpia y qué se recoge". Igualmente, criticaron la decisión del TSJA de incrementar los servicios mínimos de limpieza viaria y recogida de basuras, que estaban establecidos inicialmente al 10 y 20%, "porque prácticamente se carga el derecho a huelga".
De no llegarse a un acuerdo en este conflicto, la empresa Urbaser pondrá en marcha el expediente de regulación de empleo anunciado para 125 trabajadores. Una medida que los sindicatos CCOO, UGT y CGT criticaron duramente ante las cifras de desempleo que tiene actualmente la ciudad. Igualmente, desde el comité subrayaron que estos despidos supondrían una merma en la plantilla que se quedaría con 300 trabajadores, lo que provocaría numerosas deficiencias en el servicio de limpieza.
Tras las últimas tres noches en las que se han producido numerosos incendios de contenedores en distintos puntos de la ciudad, Cazalla dejó claro que los trabajadores de Urbaser no han tenido nada que ver en estos incidentes, alegó que durante todo el año se quema mobiliario urbano y destacó que la plantilla "se juega mucho, pero que no está actuando más que dentro de la legalidad, sin actos vandálicos y deseando que esto se solucione cuanto antes".
Pese a que el recorte del 20% del presupuestos no afecta sólo al servicio de recogida de basuras y limpieza viaria, sino que el gobierno local lo ha aplicado a todas las concesionarias, Cazalla defendió que el caso de Urbaser la situación ya viene de largo. Así, recordó que durante el gobierno de la socialista Pilar Sánchez, la plantilla ya se redujo en 90 empleados eventuales. "En aquel momento Pelayo estaba en la oposición y montó un pollo por eso y nos dijo que no nos preocupásemos que a nosotros ya no se nos iba a tocar", señaló Cazalla, añadiendo que "pensamos que con los recortes nos tocarían algo, pero esto es demasiado".
Ante este panorama, y lejos de que la huelga vaya a solucionarse pronto (la próxima reunión con la empresa es el miércoles 21), desde el comité de empresa y desde los sindicatos insistieron en que ha hecho todo lo que han podido, pero a la vista de la situación pidieron disculpas a los ciudadanos por los efectos de la huelga de basura, aunque recordaron que este conflicto no es estrictamente laboral sino que la ciudad también se verá perjudicada si finalmente salen 125 trabajadores de la plantilla.
A última hora de la tarde, además, los empleados celebraron una asamblea "ante los rumores" de que el Ayuntamiento estaría estudiando la posibilidad de que otra empresa recoja basura estos días tanto en Jerez como en la zona rural. Desde el comité, Cazalla advirtió que la plantilla estará vigilando "y si pasara, un notario levantaría acta y denunciaríamos. No lo vamos a permitir, esto pasaría ya de castaño oscuro".

21·11·2012 · redaccion