La plantilla de Servicios Ferroviarios a Bordo en huelga del 26 de febrero al 5 de marzo

Tras un año de negociaciones entre la trasnacional Ferrovial y los trabajadores de servicios ferroviarios (azafatas a bordo de los trenes, almacenes, oficinas, acompañamiento de servicios nocturnos, etc.) CGT junto al resto de sindicatos ha convocado huelga ininterrumpida desde el día 26 de febrero al día 5 de marzo.

CGT - Sector Ferderal Ferroviario

Desde que la trasnacional Ferrovial optó al servicio de catering, tripulación, logística y aprovisionamiento de trenes de AVE y Larga Distancia, licitado por la empresa pública Renfe, ofreciendo realizar el servicio rebajando el montante económico de forma muy sustancial (entre un 21% y un 25%), decidieron que tendría que ser la plantilla de trabajadores quienes pagarían dicha rebaja, con una reducciones de sueldo durante dos años, despidos, sanciones, presiones, aumentos de carga de trabajo, e interpretaciones sesgadas y a conveniencia del convenio que recientemente ha expirado.

Para la firma de un nuevo convenio, Ferrovial has puesto como condición nuevas pérdidas de poder adquisitivo para toda la plantilla, más flexibilidad de las jornadas laborales, pérdida de derechos reconocidos en el anterior, etc. Además ante la presión de las trabajadoras y trabajadores para la apertura de negociaciones, la empresa ha procedido a presionar con un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

La trayectoria de presión ejercida contra la plantilla de Ferrovial, y las nuevas condiciones de recortes y aumentos de cargas de trabajo, o más despidos, como condicionantes para la firma de un convenio restrictivo, con la excusa de la mala situación económica, por una licitación que apenas le deja beneficios, ha llevado a toda la plantilla de forma unitaria, a declarar una huelga ininterrumpida desde el día 26 de febrero, hasta el día 5 de marzo.

Durante estos días no habrá nadie trabajando en el servicio de cafetería ni bar móvil, en la logística de aprovisionamiento de trenes AVE y Larga Distancia, oficinas, acompañamiento de trenes nocturnos etc., al menos hasta que la empresa trasnacional (que aparte de obtener la licitación de dichos servicios, obtiene grandes beneficios de recaudaciones de las cafeterías de los trenes y de los bares móviles a bordo, declara multimillonarios beneficios a nivel mundial) se siente a negociar unas condiciones laborales dignas para la plantilla de los servicios a bordo.

Desde CGT entendemos que en la siguiente licitación con dinero público, debe primar por encima de rebajas económicas, que trasladan a los trabajadores una gestión ética de las relaciones laborales certificada y unas condiciones laborales dignas de la plantilla, de la empresa que opte a dicha licitación con dinero público de la empresa Grupo Renfe.

24·02·2017 · redaccion