Las empresas del grupo ALSA en Andalucía irán a la huelga en agosto

Así lo acordaron los miembros de CGT que participaron el 25 de julio en la concentración ante la sede de ALSA en Granada exigiendo garantías de seguridad en el transporte de viajeros por carretera

Federación de Transportes CGT Andalucía

La Federación de Transportes de CGT A, formalizará la próxima semana la convocatoria de las huelgas acordadas en el seno de la reunión de la Sección Sindical andaluza de ALSA/NEXCONTINENTAL/ALSINA GRAELLS celebrada en Granada el 25 de julio.

El calendario de huelgas quedará del siguiente modo:

Huelga desde las 5 hasta las 24h los días 14 y 30 de agosto

Huelga desde las 14 hasta las 24h los días 18 de agosto y 1 de septiembre Huelga desde las 0h hasta las 14h los días 19 de agosto y 2 de septiembre

Asimismo dentro del calendario de movilizaciones se realizará una concentración en la estación de autobuses de Málaga el próximo 23 de agosto.

El verano va tomando temperatura en ALSA Andalucía ante los despropósitos y abusos de la empresa que está monopolizando el sector del transporte de viajeros por carretera y que con su política de opresión a los/as trabajadores/as está poniendo en grave riesgo la seguridad de usuarios y empleados/as, además de implantar una política mercantilista y discriminatoria entre centros de trabajo, destrucción de empleo y endurecimiento de las condiciones sociolaborales, todo ello mientras aumenta sus beneficios y sigue adquiriendo empresas del sector.

 CGT vuelve a realizar un llamamiento público a ALSA para que en Andalucía cese en la actitud autoritaria e incumplidora de la legalidad vigente y afronte un proceso negociador en el que se comprometa a reponer los puestos de trabajo que se vienen eliminando, a equilibrar las plantillas y condiciones laborales y a garantizar el cumplimiento de las normas en materia de formación, descansos y jornada , … en caso contrario nos estará empujando a una conflictividad laboral que no deseamos pero que no dudaremos en poner en marcha si la empresa continua enrocándose sobre sí misma.

El crédito se le acaba a ALSA, los trabajadores/as y usuarios/as no pueden ser tratados como mercancías ni como meras herramientas de usar y tirar sin que les sean respetados sus mínimos derechos básicos.

29·07·2013 · redaccion