Impresiones sobre el taller “Autogestión y Economía Social” en la Escuela Libertaria de Verano de Ruesta, 2014.

El que escribe estas líneas ha de resaltar que la impresión general derivada de la realización del Taller ha sido francamente positiva. No cabe duda de que organizar un evento de éstas características muestra una evidente dificultad pero, pese a ello, el resultado de la acción formativa llevada a cabo es ampliamente satisfactorio.

José Luis carretero

El Taller se realizó en la Biblioteca, con una numerosa presencia de compañeros y compañeras, y consistió en una exposición del ponente, seguida de un debate en el que pudieron participar todos los asistentes. La exposición fue encaminada a plantear la necesidad de entender la autogestión como la forma esencial de democracia económica que ha de constituirse en uno de los pilares fundamentales de una alternativa de conjunto ante la enorme crisis civilizacional que en estos momentos vive el capitalismo. Dicha crisis no puede solucionarse con recetas puramente keynesianas, y pone en el candelero la necesidad de iniciar un proceso de transición a un tipo de sociedad radicalmente distinta, basada en formas de  un eco-socialismo libertario y autogestionario aún por construir. El debate, muy animado y de alta calidad reflexiva, nos llevó a plantearnos temas relacionados con la necesidad de una estrategia de salida poscapitalista, frente al puro reformismo generalizado en la izquierda, así como a analizar las últimas décadas de luchas en América Latina o las dificultades para llevar a cabo proyectos autogestionarios efectivos. Además, hablamos de la necesidad de que los sindicatos se comprometiesen en la construcción de una alternativa teórica y práctica, de tinte autogestionario, y de la necesaria defensa y transformación democrática de los servicios públicos estatales, para constituirlos en un auténtico ámbito del común.

Es de resaltar, también, la belleza y la funcionalidad de las instalaciones de Ruesta y el magnífico trato de los organizadores y de los compañeros encargados del lugar. También, la enorme riqueza del intercambio personal  y político entre compañeros y compañeras de distintas procedencias que se llevaba a cabo en todos los ámbitos de la Escuela.

Desde luego, una experiencia muy enriquecedora que me gustaría repetir.

11·07·2014 · redaccion