Ultraactividad : CCOO-UGT entrega a los empresarios la llave de los derechos de los trabajadores

Según se ha filtrado a la prensa hace unos días, la organización CCOO-UGT ha llegado a un principio de acuerdo para eliminar la ultraactividad en los convenios colectivos de los trabajadores. Una de las últimas llaves que impedían el recorte masivo de nuestros derechos.

¿Qué es la Ultraactividad ?

Los derechos legales de los trabajadores se regulan principalmente por dos vías : Un Estatuto de los Trabajadores cada vez más atacado por Gobiernos al servicio del poder económico mediante sucesivas Reformas Laborales y por otro lado el Convenio Colectivo de referencia del sector o provincia de cada trabajador que muy habitualmente mejora las condiciones del Estatuto de los Trabajadores.

Esos convenios colectivos se acuerdan para una determinada vigencia. ¿Y qué pasa cuando se llega a ese límite y no hay un nuevo acuerdo entre patronal y sindicatos ?

¿Perdemos todos los derechos recogidos en convenio porque ‘han caducado’ ?

No. La ultraactividad quiere decir que hasta que no haya un nuevo acuerdo, el convenio ‘caducado’ permanece vigente.

¿Qué han Preacordado ?

CCOO-UGT acepta que los convenios dejen de tener esa cláusula de seguridad. Cuando caduque cada convenio se abrirá un nuevo periodo de negociación y después un supuesto ‘árbitro’ dará un dictamen vinculante sobre los puntos en discusión.

¿Qué provocará este cambio ?

En aquellos sectores con escasa fuerza sindical (por ejemplo el informático/tecnológico) los empresarios son muy beligerantes : a mayor debilidad de los trabajadores, mayor ataque sobre éstos.

Toda mejora conseguida por los trabajadores sólo se consigue por nuestra acción, y todo derecho sólo se defiende con lo mismo. Pero en sectores todavía no fuertes, la ultraactividad es el seguro que impedía que la balanza no se fuera hacia el lado empresarial fuertemente.

Una patronal podía lanzar una propuesta de Convenio de agresión a nuestros derechos, pero la ultraactividad permitía que el chantaje no tuviera porqué producirse. Quedamos sin acuerdo y mantenemos derechos.

¿Qué pasará ahora ?

La patronal podrá lanzar una postura agresiva y agotar plazos : 300 horas de jornada irregular, reducción del salario base al 60% y el 40% en variable si haces de oro al empresario, eliminación de trienios de antigüedad, de permisos, introducción de controles, de incremento de causas de despido, etc.

Al finalizar sin acuerdo, las reivindicaciones de los empresarios llegarán al ‘árbitro’ que moderará la propuesta de máximos patronales : 100 horas de jornada irregular, salario base reducido al 80%, eliminación de trienios progresiva, etc.

De tal forma que el convenio anterior se convierte en un texto mucho mejor al nuevo.

Por supuesto se nos venderá a la inversa : el árbitro doblegará la voluntad de patronales, se pondrá la coraza de justiciero de los trabajadores, nos doblarán el sueldo y, en realidad, la propuesta histórica de los empresarios desde hace 30 años es negativa para ellos. Qué les habrán dado a cambio se sabrá en breve.

Hace tiempo que la organización CCOO-UGT tiene serias dificultades para mantener la falsa imagen de ser un sindicato. Sus patéticas explicaciones de las bondades del Pensionazo, su firma de un Pacto Social en el momento de mayor ataque a nuestros derechos, con cinco millones de parados, 2 millones de excluidos, el abandono de la lucha contra la reforma laboral, despidos firmados en empresas con beneficios…

No es momento de que los trabajadores nos mantengamos en la resignación y nos abandonemos, nosotros y nuestros hijos, al mundo de esclavismo al que quieren enviarnos.

Infórmate, reflexiona y organízate en cualquier sindicato u organización que defienda los intereses de los trabajadores y no los vendan, el que quieras. Simplemente no tenemos elección : entre empresarios, banqueros, políticos y cómplices nos están aplastando. Encogerse de hombros es aceptar que te hostien.

No nacimos para ser esclavos. Luchamos y lucharemos.

Coordinadora de Informática de la CGT


Zoom Huarache 2K4 Kobe
10·05·2011 · redaccion