Recordamos que, aunque Seat haya intentado dar la sensación de que el problema de los despidos por el ERE de 2005 está solucionado, unas 70 personas han sido despedidas definitivamente, por carta, con efectos 1 de enero. Además 33 compañeros/as más, siguen sin trabajo efectivo a pesar de haber conseguido unas sentencias de nulidad de su despido que demuestran la discriminación y la ilegalidad con la que la empresa actuó en ese ERE de hace dos años.

Hasta ahora, la respuesta de los demás sindicatos en Seat ha sido muy titubeante, excusándose en que el plazo del acuerdo era el 1 de enero y que todos entrarían a trabajar en SEAT. Desgraciadamente se ha comprobado que no ha sido así y que la empresa ha aplicado la peor de las previsiones despidiendo a esos 70 compañeros. Desde el 1 de enero, muchos de ellos no tienen ni desempleo ni puesto de trabajo ya que hay casos de despido de personas con discapacidades producidas en su empleo de Seat y que ahora se ven sin nada para alimentar a sus familias. Hasta tal punto ha llegado la situación que están dispuestos a iniciar en breve una huelga de hambre indefinida si no se resuelve su situación.

Por ello llamamos a la solidaridad de los ciudadanos, para demostrar a la Dirección de la empresa Seat y a los concesionarios del Grupo VW el rechazo que produce en las personas de bien el comportamiento déspota e inhumano de multinacionales como VW, que durante estos dos años han contratado a más de 500 personas (algunas de ellas alemanas, con grandes sueldos) mientras no están dispuestos a reingresar a 70 personas.

La Federación de Sindicatos del Metal ha valorado muy positivamente las acciones de ayer, primeras de una campaña que no cesará hasta que el último de los/as despedidos/as esté trabajando.