Asistimos a un patético espectáculo de las gentes de la derecha en las calles, en medio de la crisis sanitaria por el Covid-19 y con la mayoría de la población confinada en sus casas, tratando de sobrevivir y de no extender el maldito a virus para no volver a la situación de sobresaturación de los hospitales y las UCI.

Con las calles vacías por la demostración general de responsabilidad de la población, envueltos en su bandera española, estos patriotas, con su cubertería de plata en ristre, recorren las calles de los barrios ricos de las ciudades, con megáfonos y caceroladas, protestando contra el gobierno, al que le adjudican la responsabilidad de todos los muertos.

La Ley mordaza que ellos defendieron y votaron, no se les aplica en ningún caso, la policía les trata amablemente, deben ser “gentes de bien” y esa Ley está hecha solo para los “desarrapados”, “perrosflauta”, anarquistas, rojos y gentes de mal vivir.

Las Delegaciones del Gobierno les permiten estas Concentraciones, Manifestaciones e incluso Caravanas de “cochazos” de protesta, mientras impide a la mayoría de la población pasear juntas, rechaza cualquier intento de Concentración de protesta a los demás Movimientos y Colectivos sociales y nadie deroga la maldita Ley Mordaza, a la que estos “novios de la muerte” parece que son inmunes.

Entre militares, fascistas y religiosos, tenemos las calles ocupadas como si asistiéramos a un documental del pasado, a un Nodo de los que le gustaban a Franco. Causa gran espanto lo que está ocurriendo.

Cuando la clase trabajadora y los sectores populares se manifestaban masivamente por la miseria y esclavitud a la que nos sometieron tras la gran estafa llamada crisis del 2008, estos decían que eso no significaba nada, porque había más gente que se quedaba en casa. Pero ahora son esta banda la que ocupa las calles, envalentonadas, como si fueran activistas, eso sí, bien peinadas, con ropa de marca y con perfumes caros.

No nos cabe duda que la mayoría social, la clase trabajadora, las personas que sufren la precariedad de vida y la exclusión social, volveremos a tomar las calles que son nuestras, y les devolveremos a sus madrigueras de lujo, nos estamos preparando para ello, con sus Leyes Mordaza, su represión selectiva y su arcaico patrioterismo de ficción.

Nada nos va a parar porque nos va la vida en ello. Defender los Servicios públicos, universales y de calidad, empezando por la Sanidad, Derogar las Reformas laborales, luchar por la Igualdad real entre hombres y mujeres, luchar contra la Emergencia climática, por el futuro de nuestra gente Joven, por los Cuidados a las diversas Dependencias, por la Renta Básica de las personas Iguales (RBis), por las personas excluidas, por unas Pensiones públicas dignas, por los derechos y libertades de todas, será nuestra urgencia y prioridad.

Es entonces cuando diremos “No te quedes en casa”, lucha junto a tu Clase por un futuro más justo, solidario, igualitario y en un planeta habitable.

Ya falta poco. Las calles nos esperan


Fuente: Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

El Fascismo sigue en las calles y en las Instituciones