Tras la presentación, el pasado 24 de febrero, de una denuncia ante el Tribunal de Cuentas contra los gestores de la empresa pública VAERSA, por el pago de casi 1.400.000 euros en concepto de productividad entre los años 2006 y 2009 de forma ilegal, la empresa ha respondido con amenazas contra la CGT.

Han contratado un bufete de abogados “externos” pese a que esta empresa pública paga a la Generalitat Valenciana 3.600 euros anuales para poder usar sus servicios jurídicos, volviendo a gastar el dinero de todos, ahora para que acallar a quienes con todas las garantías de la ley denuncian las acciones ilegales de los gerentes de la empresa.

Si a esto sumamos que dicha empresa ha presentado un ERE para despedir a 350 trabajadores, el panorama es surrealista.

Han contratado un bufete de abogados “externos” pese a que esta empresa pública paga a la Generalitat Valenciana 3.600 euros anuales para poder usar sus servicios jurídicos, volviendo a gastar el dinero de todos, ahora para que acallar a quienes con todas las garantías de la ley denuncian las acciones ilegales de los gerentes de la empresa.

Si a esto sumamos que dicha empresa ha presentado un ERE para despedir a 350 trabajadores, el panorama es surrealista.

CGT tiene claro que pese a estas amenazas continuará exigiendo ante los Tribunales responsabilidades a los gestores de Vaersa que durante estos años han dirigido una empresa pública como si de un “cortijo” se tratara, distribuyendo a su antojo complementos de productividad sin otro criterio que el suyo.

Finalmente, desde el Sindicato de Administración Pública CGT-Valencia se insta a los trabajadores a denunciar y destapar la corrupción.


Fuente: CGT Valencia