Son pues 537 votos libres, que no obedecen al miedo, no pagan ninguna deuda, no esperan ningún trato de favor, ni significan un acto de agradecimiento.

Son 537 votos de trabajadores/as que no esperan para ellos/as del sindicalismo nada que no pretendan también para el resto de sus compañeros/as en la empresa.

Son 537 votos de compañeros/as honrados/as y valientes que se separan de las prácticas antisindicales y las redes clientelares instaladas en el falso "sindicalismo" mayoritario de esta empresa.

Son pues 537 votos libres, que no obedecen al miedo, no pagan ninguna deuda, no esperan ningún trato de favor, ni significan un acto de agradecimiento.

Son 537 votos de trabajadores/as que no esperan para ellos/as del sindicalismo nada que no pretendan también para el resto de sus compañeros/as en la empresa.

Son 537 votos de compañeros/as honrados/as y valientes que se separan de las prácticas antisindicales y las redes clientelares instaladas en el falso «sindicalismo» mayoritario de esta empresa.

Son pues 537 votos libres, que no obedecen al miedo, no pagan ninguna deuda, no esperan ningún trato de favor, ni significan un acto de agradecimiento.

Son 537 votos de trabajadores/as que no esperan para ellos/as del sindicalismo nada que no pretendan también para el resto de sus compañeros/as en la empresa.

Son 537 votos de compañeros/as honrados/as y valientes que se separan de las prácticas antisindicales y las redes clientelares instaladas en el falso «sindicalismo» mayoritario de esta empresa.

Son 537 compañeros/as que – a pesar de los duros tiempos que corren – resisten y no quieren sumarse a quienes han sido ideológicamente derrotados por la multinacional, sus burocracias «antisindicales», y un sistema que se impone salvajemente bajo los principios del individualismo, la competitividad – incluso entre los propios trabajadores/as -, el egoísmo personal, la insolidaridad, y la pérdida de conciencia de clase.

Son 537 compañeros/as que saben que esta fábrica es un negocio colosal para la multinacional VW, y que los/as trabajadores/as de esta plantilla tenemos un amplísimo margen para la mejora de nuestras condiciones laborales; y que solo hace falta la voluntad colectiva y un comportamiento coherente del conjunto de la plantilla para conseguir objetivos que están a nuestro alcance y que se nos niegan simplemente porque – con la actual representación mayoritaria – ni tan siquiera se reclaman, ya que las burocracias proempresariales se dedican únicamente a reclamar para ellos/as un pago por la cesión de los derechos de todos/as.

Son 537 compañeros/as cuyo es de enorme valor sindical: Para CGT valen infinitamente más que los casi 2.000 que haya podido llegar a obtener alguna otra organización empleando tácticas sucias y ajenas a los principios e historia del movimiento obrero, del sindicalismo de clase.

537 votos de compañeros/as es una cantidad muy respetable (cualquier otra mucho menor para nosotros/as también lo sería), aunque – obviamente – no es toda la que nos gustaría tener en una fábrica de 5.000 trabajadores/as. Pero si es seguro que nos falta cantidad, también lo es que nos sobra calidad, porque estamos convencidos/as de que detrás de cada uno de los votos que hemos obtenido está la mejor calidad humana, obrera, y sindical, que se pueda encontrar hoy en día en esta fábrica, y en CGT estamos muy orgullosos/as de ello. SITUACIÓN RESULTANTE DE LAS ELECCIONES Por un lado CGT ha salido no solo «viva» sino reforzada de un proceso electoral que estaba preparado para eliminarla, lo que – como se comprenderá – a nosotros/as nos satisface en la misma medida que les jode a todos/as aquellos/as que se habían confabulado para intentar expulsarnos del Comité.

Como resultado del incremento de nuestra representatividad hemos aumentado también nuestros recursos (de tres a cuatro delegados/as en el Comité), lo que aprovecharemos para intensificar nuestra acción sindical en defensa de los intereses y derechos individuales y colectivos de los/as trabajadores/as de VW-NA, dando continuidad a nuestra inequívoca trayectoria y forma de hacer las cosas. Pero por otro lado, en CGT no nos presentamos a las elecciones mirándonos al ombligo con la expectativa de mantener «las butacas» en el Comité, o incrementarlas más o menos… Más allá de los resultados que obtengamos en CGT, nos parece mucho más importante que el resultado de las elecciones pudiera interpretarse como una clara muestra de la voluntad mayoritaria en la plantilla de que en esta fábrica cambien muchas cosas. Y es obvio que no podemos engañarnos, ha ocurrido justo lo contrario.

Una mayoría abrumadora de los/as trabajadores/as de VW-NA ha avalado con su voto todo lo que desde CGT pretendemos cambiar o erradicar. Todas las políticas empresariales impuestas y desarrolladas intensivamente durante los últimos cuatro años: El uso y abuso sin límites de la eventualidad; el fraude en la gestión del sistema de prevención para sostener unas brutales condiciones de trabajo en las cadenas y talleres con nefastas consecuencias en la salud de los/as trabajadores/as, pero con espectaculares resultados productivos y económicos; la imposición de flexibilidad ilimitada y descontrolada; el atraco salarial, etc, etc… Y la implantación de un modelo de representación «sindical» corrupto como jamás se había visto en esta fábrica. Tal y como ha quedado la votación, las elecciones las ha vuelto a ganar otra vez la Dirección de la empresa con el nuevo jefe de personal a la cabeza, quienes saben que renuevan la «barra libre» para otros cuatro años. Esto es lo que hay desgraciadamente… Un panorama muy jodido que CGT afrontará con más fuerza si cabe que hasta ahora. Porque en los próximos cuatro años desde CGT vamos a dar la cara y «mucha guerra», no apostéis por lo contrario…, compañeros/as.

SALUD Landaben, 13/04/11

CGT-VW

Volkswagen Navarra. 537 votos que valen mucho más