Esta agresión a los compañeros lo es también a CGT, ya que pretende dar un golpe de efecto para evitar la progresión de nuestra Organización en el sector de las Contratas Ferroviarias, por lo que nos vamos a volcar en su apoyo con las actuaciones que paulatinamente se pondrán en marcha. La empresa puede estar segura de que estos despidos, que son absolutamente selectivos e injustificados, van a tener cumplida respuesta de CGT por la vía jurídica y la sindical. A partir de este momento comienza una campaña por la readmisión de los/as despedidos/as, que afectará tanto a la contratista (Renfe) como a la subcontrata (Arreza), de la que seguiremos informando.