Un grupo de trabajadores de Correos lleva años enfrentándose a su empresa para evitar que el servicio postal desaparezca.

En los últimos 10 años el conflicto entre trabajadores y la empresa Correos ha ido paulatinamente agudizándose desde el inicio del proceso de privatización de esta empresa, que ha supuesto una deliberada degradación del servicio, con el único fin de justificar la privatización.

A partir de 2001 Correos se convirtió en una entidad publica empresarial. En dicho año la empresa contaba con 43737 funcionarios de los que apenas quedan 9000, actualmente 1 de cada 3 carteros tiene un contrato eventual, suponiendo el 30% de la plantilla, y dentro de los puestos ofertados para laboral fijo desde el 2015 hasta 2019, 11287 en total, 1811 son a jornada parcial es decir, un 16,05%. Debido a esta alta tasa de temporalidad el trabajador es más precario y por lo general más débil,al cual se puede presionar y coaccionar recortando sus derechos.

El ejemplo más representativo de este conflicto entre empresa y trabajadores tiene lugar en la Unidad de Reparto nº 38 situada en la Avenida de la Albufera 71,en el distrito madrileño de Puente de Vallecas. Estos trabajadores llevan años organizados de manera autónoma, pues los sindicatos mayoritarios les han dado la espalda preocupados solamente de recibir suculentas subvenciones asociadas a los cursos de formación, contando unicamente con el apoyo del sindicato CGT.

Hace 4 años fueron recibidos en la Junta Municipal de Distrito y lo único que recibieron fueron bonitas palabras y promesas incumplidas.

Por parte de la empresa, tras más de dos semanas de paros parciales, no se ha obtenido respuesta, sino todo lo contrario. Ha ejecutado un recorte masivo de plantilla en todas las Unidades de Reparto de Madrid, afectando en particular ha este centro con la supresión de tres carteros menos. La empresa, lejos de cumplir con su obligación de establecer una negociación con los trabajadores (como así se ha solicitado) para alcanzar un acuerdo justo para ambas partes, ha optado por sustituir a los huelguistas con nueva contratación de personal, y horas extra para los trabajadores ajenos a la huelga, con el único propósito de desactivar la protesta sacando todo el trabajo como si no sucediese nada, vulnerando asi el derecho fundamental a la huelga.

El resultado de esta situación de falta de plantilla y perpetuo conflicto, se traduce en inasumibles  sobrecargas de trabajo, además de recibir amenazas, coacciones , sanciones disciplinarias y un riesgo creciente de tipo psicosocial, con bajas por crisis de ansiedad y afecciones de tipo dorsolumbares y musculares hacia los trabajadores.

Todo este abuso empresarial se ha notificado a inspección de Trabajo de manera colectiva y también mediante 16 denuncias individuales. Dicha Inspección le ha requerido a Correos el deber de  negociar con los trabajadores en huelga y le dá un plazo de 2 meses para que elabore un informe de clima laboral.

Aun con todas las dificultades que se han encontrado los trabajadores, siguen con sus reivindicaciones en las cuales nunca ha estado una subida salarial, ni mejora en su horario laboral. Los objetivos principales de esta reivindicación son claras: frenar las sobrecargas de trabajo derivadas de la falta de personal, denunciar las medidas de presión y hostigamiento por parte de la jefatura, solidaridad con nuestros compañeros en situación precaria, y garantizar a la ciudadanía un servicio postal de calidad.

Es importante señalar la responsabilidad que recae sobre este operador postal para con la ciudadanía, en su obligatoriedad de garantizar el SPU (Servicio Postal Universal encomendado a correos y subvencionado con dinero público), recordando que la normativa establece la obligación de entregar la correspondencia postal todos los días de lunes a viernes.

Con todo ello, siguen con paros parciales de 3 horas desde el 10 de Noviembre y han convocado una CONCENTRACIÓN el día 4 de Diciembre a las 11 horas en la Junta Municipal de Distrito de Puente de Vallecas, con el apoyo de vecin@s del barrio de Vallecas, diferentes colectivos y asociaciones, y organizaciones sindicales. 

La pregunta es si los trabajadores,as de Correos y la ciudadanía de este país vamos a consentir que se privatice un servicio público y Correos se convierta en otra empresa nacida del lobby de la paqueteria y mensajería.

Para ampliar más información puede contactar con:

Miguel Yeguas delegado sindical CGT tlf.607648516  sp.acciónsindical.cgtcorreos@gmail.com

José A Llorente Diaz trabajador de la Unidad de Reparto distrito 38 y miembro del comité de huelga josellordiaz@gmail.com

Yeray Ouviña trabajador de la Unidad de Reparto distrito 38 y miembro del comité de huelga yeray_og@icloud.com

 

What do you want to do ?

New mail


Fuente: CGT - Correos

Carteros en pie de guerra ante la pandemia de recortes en Correos