El Sindicato Único de Burgos de la Confederación General del Trabajo valora positivamente la paralización definitiva de las obras del bulevar de Gamonal. El Sindicato considera que la unidad y lucha de las y los vecinos del barrio, junto con el apoyo en la calle de miles de personas de distintos lugares de España, han sido las responsables de la paralización de una obra especulativa y megalómana.

CGT denuncia que la movilización ciudadana contra la decisión de un alcalde ha tenido como respuesta por parte del Gobierno la represión y la violencia policial. El sindicato condena la intervención desproporcionada, detenciones arbitrarias, porrazos, lanzamiento de pelotas de goma, de los antidisturbios que han causado personas heridas y detenidas durante las protestas ciudadanas celebradas tanto en Burgos como en decenas de ciudades de España: Alicante, Barcelona, Granada, Madrid, Valencia, Zaragoza, y el especial enseñamiento contra la juventud.

CGT denuncia que la movilización ciudadana contra la decisión de un alcalde ha tenido como respuesta por parte del Gobierno la represión y la violencia policial. El sindicato condena la intervención desproporcionada, detenciones arbitrarias, porrazos, lanzamiento de pelotas de goma, de los antidisturbios que han causado personas heridas y detenidas durante las protestas ciudadanas celebradas tanto en Burgos como en decenas de ciudades de España: Alicante, Barcelona, Granada, Madrid, Valencia, Zaragoza, y el especial enseñamiento contra la juventud.
El sindicato CGT denuncia la criminalización grosera, «infiltrados, violentos itinerantes», que se ha llevado a cabo contra la justa protesta de un vecindario cansado de sufrir las medidas antisociales de los gobiernos.
CGT señala que durante el “efecto Gamonal” se ha podido comprobar una escalada en la represión, que ha mostrado una conducta de prepotencia propia de un estado autoritario carente de cualquier sentido de la realidad, de la proporción, de la responsabilidad, conculcando derechos fundamentales como la libertad de expresión y el ejercicio del derecho de manifestación.
CGT exige el cese de ésta violencia del Estado, y de forma expresa la anulación de todas las causas abiertas contra todas las personas represaliadas.
Tanto el Ayuntamiento de Burgos, como el Gobierno del Estado deben de tener claro que las y los trabajadores, la juventud, los colectivos sociales excluidos socialmente, las personas desahuciadas, desempleadas… las organizaciones sindicales y sociales, que quieren vivir en un mundo de justicia social y libertad, no van a ceder en su empeño de no pagar sus crisis, no pagar su deuda, no perder los derechos y libertades, no aceptar su modelo especulativo y explotador… y para ello van a seguir movilizándose, convocando manifestaciones y luchando.


Fuente: CGT Burgos