Pero al igual que las compañeras y compañeros zapatistas, nosotros seguimos. Aquí estamos, intentando cambiar nuestro pedazo de mundo. Resistiendo conscientes de que nuestra resistencia es también la suya. De que de todos los que luchamos contra este enemigo andamos el mismo camino.

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
Al Comité Clandestino Indígena
A la Sexta Internacional 
A los adherentes a la Otra Campaña

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
Al Comité Clandestino Indígena
A la Sexta Internacional 
A los adherentes a la Otra Campaña

Hay luchas que traspasan las líneas del tiempo y del espacio. Luchas que vienen de atrás en los siglos y que emergen de las profundidades de la Historia para alumbrar con una fuerte luz que traspasa continentes y  océanos. Desde los tiempos de la colonización española de las tierras de los indígenas mayas, una pequeña chispa se mantuvo encendida y se cumplen 29 años desde que algunas personas decidieran unirse alrededor de esta y empezar poco a poco a alimentarla. A encender una llama de rebeldía que recorriese el mundo y se alimentase con los esfuerzos de quienes quisieran hacerla suya. Se cumplen 29 años desde que se fundase el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Nosotros también venimos de las profundidades de la Historia. Procedemos de siglos de lucha contra la oligarquía que oprimía al mismo tiempo a los obreros y campesinos de Europa como a los de las colonias conquistadas. Procedemos de la sangre de la clase trabajadora explotada en talleres y en fábricas insalubres y que sufría la explotación del mismo modo que la sufrían los indígenas a manos de los grandes hacendados. Hoy día los grandes patrones industriales de Europa y los grandes terratenientes de América siguen existiendo. Sigue existiendo la explotación y la miseria. Es por esto que la lucha zapatista nos resulta tan cercana. Esta es la razón de que la pequeña chispa que como anarco-sindicalistas mantuvimos viva durante siglos se hizo grande al conocer su lucha. Porque a nosotros y nosotras, como clase trabajadora  explotada, nos llena de energía y ánimo saber que la nuestra no es la única chispa encendida. Nos alegra tener compañeros de lucha de distintas pieles pero mismo corazón.

La situación  es grave a ambos lados del océano. El capitalismo arrasa con la vieja Europa, destruye nuestros derechos, nos despoja de los logros de siglos de lucha, nos condena a una vida de sumisión o ,de lo contrario ,nos promete cárcel y persecución. Los gobiernos al servicio de la “troika” neoliberal que maneja Europa han decidido utilizar la violencia de Estado y la represión como forma de minar los ánimos y las esperanzas de quienes creemos que otro mundo es posible. Lo hemos visto con la dura represión a los huelguistas este pasado 14 de noviembre, lo vemos en cada una de las ocasiones en que la policía es utilizada como matones a sueldo de los bancos, desahuciando familias que no pueden pagar una hipoteca.

Pero al igual que las compañeras y compañeros zapatistas, nosotros seguimos. Aquí estamos, intentando cambiar nuestro pedazo de mundo. Resistiendo conscientes de que nuestra resistencia es también la suya. De que de todos los que luchamos contra este enemigo andamos el mismo camino.

Por eso desde la CGT queremos felicitar a las compañeras y compañeros zapatistas por sus  29 años de existencia, y mandar todo nuestro apoyo y reconocimiento a su lucha. Estamos pendientes. Reciban toda nuestra solidaridad.


¡Viva el EZLN!
¡Viva la Autonomía Zapatista!
!Libertad a los 7 bases de apoyo presos!
!Viva el CNI!

Secretaría de Relaciones Internacionales de la Confederación General del Trabajo


Fuente: Secretaría de Relaciones Internacionales de CGT