CGT denuncia la situación de la plantilla subcontratada de BBVA en OP Plus

OP Plus fue creada en 2007 y emplea a 2.000 personas cuyas condiciones laborales son muy inferiores a las de las contratadas en BBVA.

Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT

 

GT se enfrentó en 2010 en solitario al juicio por el Conflicto Colectivo generado, mientras que UGT y CC.OO. decidieron iniciar conversaciones con la empresa.
La Confederación General del Trabajo (CGT) vuelve a denunciar la situación laboral de las personas que trabajan para OP Plus Málaga, la subcontrata de BBVA que fue creada en 2007 con la finalidad de incorporar a “trabajadores cualificados” pero con sueldos subsaharianos.
CGT lleva años evidenciando las condiciones laborales de las personas que están trabajando para esta empresa, cuyo único cliente es el BBVA. Según la organización anarcosindicalista, las circunstancias en las que la plantilla de OP Plus tiene que desarrollar su trabajo han ido deteriorándose a lo largo de los años. En este proceso ha tenido mucho peso la actitud de la cúpula de CC.OO. y UGT, que han demostrado estar más cerca de los intereses de la empresa que de los de la propia plantilla, en ocasiones contra la opinión de sus representantes en el Comité de Empresa.
Ante la puesta en marcha de OP Plus en el año 2008, la CGT se movilizó para exigir unas condiciones laborales dignas para las personas que desempeñan su trabajo en OP Plus. Desde entrevistas con la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de Andalucía, pasando por denuncias ante la Inspección de Trabajo y conflictos colectivos y escritos hasta llegar a la celebración del juicio en el que, una vez más, CGT estuvo en solitario defendiendo a la clase trabajadora.
La exigencia más importante de CGT era –y sigue siendo- la integración de esa plantilla en BBVA o, subsidiariamente, la aplicación del convenio de banca a las personas que trabajan para esta subcontrata por entender que las mismas realizan tareas puramente bancarias en una empresa cuyo capital es 100% del BBVA. Además, CGT indicaba el incumplimiento de la normativa de subcontratación entre empresa contratada y contratante.
Por otro lado, CGT también recalca que, con motivo de las elecciones sindicales que se llevaron a cabo desde junio a septiembre de 2008, la empresa mostró un gran interés en que la organización anarcosindicalista, la única que estaba poniendo trabas, no concurriera en dicho proceso, lográndolo y obligando a las trabajadoras y trabajadores a reunirse en locales externos para celebrar sus asambleas.
CGT manifiesta que continuará apoyando la lucha por lograr derechos laborales dignos para las personas que trabajan en OP Plus.
Macarena Amores García
Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT

GT se enfrentó en 2010 en solitario al juicio por el Conflicto Colectivo generado, mientras que UGT y CC.OO. decidieron iniciar conversaciones con la empresa.
La Confederación General del Trabajo (CGT) vuelve a denunciar la situación laboral de las personas que trabajan para OP Plus Málaga, la subcontrata de BBVA que fue creada en 2007 con la finalidad de incorporar a “trabajadores cualificados” pero con sueldos subsaharianos.
CGT lleva años evidenciando las condiciones laborales de las personas que están trabajando para esta empresa, cuyo único cliente es el BBVA. Según la organización anarcosindicalista, las circunstancias en las que la plantilla de OP Plus tiene que desarrollar su trabajo han ido deteriorándose a lo largo de los años. En este proceso ha tenido mucho peso la actitud de la cúpula de CC.OO. y UGT, que han demostrado estar más cerca de los intereses de la empresa que de los de la propia plantilla, en ocasiones contra la opinión de sus representantes en el Comité de Empresa.
Ante la puesta en marcha de OP Plus en el año 2008, la CGT se movilizó para exigir unas condiciones laborales dignas para las personas que desempeñan su trabajo en OP Plus. Desde entrevistas con la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de Andalucía, pasando por denuncias ante la Inspección de Trabajo y conflictos colectivos y escritos hasta llegar a la celebración del juicio en el que, una vez más, CGT estuvo en solitario defendiendo a la clase trabajadora.
La exigencia más importante de CGT era –y sigue siendo- la integración de esa plantilla en BBVA o, subsidiariamente, la aplicación del convenio de banca a las personas que trabajan para esta subcontrata por entender que las mismas realizan tareas puramente bancarias en una empresa cuyo capital es 100% del BBVA. Además, CGT indicaba el incumplimiento de la normativa de subcontratación entre empresa contratada y contratante.
Por otro lado, CGT también recalca que, con motivo de las elecciones sindicales que se llevaron a cabo desde junio a septiembre de 2008, la empresa mostró un gran interés en que la organización anarcosindicalista, la única que estaba poniendo trabas, no concurriera en dicho proceso, lográndolo y obligando a las trabajadoras y trabajadores a reunirse en locales externos para celebrar sus asambleas.
CGT manifiesta que continuará apoyando la lucha por lograr derechos laborales dignos para las personas que trabajan en OP Plus.

 

 

05·07·2018 · redaccion