Charla-debate con Cecilio Gordillo, miembro de la asociación para la recuperación de la memoria histórica de Andalucía, en las jornadas libertarias de Errenteria.

Para Cecilio Gordillo la memoria histórica es poner en su justa medida los testimonios de aquellos que por las buenas o por las malas les tocó vivir la época y sufrir sus consecuencias. La memoria histórica no es la que nos quieren vender. La recuperación de la memoria la iniciaron, investigando el trabajo que desarrollaron los presos políticos del franquismo: los pantanos, túneles ferroviarios, canales, etc., obras que cundo Franco las inauguraba, para nada se mentaba a las personas que las habían construido.

Franco puso en marcha lo que se llamaba “turismo carcelario”, donde por ejemplo los presos vascos, se trasladaban a Andalucía, los andaluces a Pais Vasco, los de Levante a Galicia, etc. Fueron entorno a las 150.000 personas las que el franquimo utilizó para las obras como trabajo exclavo de los 250.000 presos/as. Cuando se habla de presos políticos, parece que los únicos represaliados fueron los que tenian un carnet, pero se olvida a otros personas, por ejemplo las mujeres, a quienes se cortaba el pelo y se las sometia a escarnio público. Aqui no se les mataba en hornos crematorios como hicieron los nazis, se les mataba de hambre y con trabajos forzados, hasta la extenuación.

Se trataba de compensar económicamente a los empresarios que habían contribuido a sostener el golpe de estado del 36. Los trabajos que desarrollaron no solamente fueron para infraestructuras del Estado, sinó que varias empresas se beneficiaron del trabajo exclavo y son las ahora todopoderosas Dragados y construcciones, Huarte , FomentoAcciona, etc.. Una parte importante de su capital se debe al uso y abuso del trabajo de los presos.

Desde la asociación han tratado que estas empresas se retraten y reconozcan la utilización de los presos con un argumento muy sencillo. En el año 2002, siendo Aznar presidente, el Congreso aprobó por unanimidad, una resolución para que Alemania reconociera a 300 presos del nazismo vivos, como mano de obra esclava y se consiguió, por lo que fueron reconocidos e indemnizados. Así el Consul de Alemania, en Sevilla, se preguntaba como era posible que se pida el reconocimiento de los presos del nazismo y se olviden de los presos del franquismo.

Mientras la prensa y los medios de comunicación españoles apenas han escrito sobre los presos del franquismo, el Financial Times en el año 2004 publica en su edición europea un suplemento dominical de 6 páginas y la periodista que había mandado encuestas a diversas empresas, solamente obtuvo respuesta de Dragados y Construccciones, que en una entrevista dijo que aquí no era necesario pedir disculpas ni reconocer nada, ya este tipo de delitos estaban prescritos por ley de Amnistia del 77.

Y es que la Ley de Amnistía fué fundamentalmente aplicada a las personas del régimen que habían asesinado, torturado,robado, explotado, secuestrado, robados a niños/as,etc. Y en el otro bando, para sacar de la cárcel a unos cientos de personas, presos y presas políticas. Esta ley fue apoyada en su día por la UCD, PCE, PSOE, PNV y CiU.

Actualmente hay unas 140.000 personas desaparecidas, víctimas de la represión franquista, una vez acabada la guerra civil, la mayoría personal civil. La asociación se personó en la Audiencia Nacional, porque el Juez Garzón en el extranjero, cuando se le preguntaba a raíz del caso Pinochet, por los desaparecidos en España respondía que no se habia presentado ninguna denuncia. Se presentó la denuncia cuando a este juez le tocaba por turno y dos años despues de elaborar un informe, arroja la responsabilidad sobre los jueces territoriales, para que se hagan cargo de las fosas donde estaban los desaparecidos y éstos se han amparado en la ley de Amnistia para no hacer absolutamente nada.

La ley de Memoria histórica de Zapatero es más de lo mismo. No trata de aclarar la verdad, no hace justicia ni reparación: se cambian algunas calles de nombre y no se dota de presupuesto alguno para el levantamiento de las fosas. Solamente se levanta alguna, financiada por los familiares y amigos de las personas desaparecidas.

Es entonces donde se empieza a vislumbrar el de presentar una denuncia en otros paises basada en una querella por violación de los derechos humanos y por crímenes de lesa humanidad o genocidio. La oportunidad surge en Argentina por la denuncia presentada contra el estado español por el hijo de un exiliado, que tras un año de incertidumbre, logró ir hacia adelante con la ayuda de un grupo de abogados/as de Argentina. A esta denuncia se le han sumado otras 170, con 250 personas individuales y asociaciones, por fusilamientos sin juicios, torturas, sustracción de niños y trabajo esclavo de presos del franquismo para el beneficio del estado y empresas afines.

La única diferencia entre esta denuncia y la denuncia en la Audiencia Nacional, es que ésta solamente la presentaron la CGT y la UGT a última hora, mientras que en la querella Argentina están presentes además de estas organizaciones, la CNT y el PCE.No se sabe si se ha personado el PNV, mientras el PSOE, que es la organización con más víctimas, hasta la fecha no se ha personado.

Existen fundadas esperanzas de que esta querella siga adelante y no solamente para sentar en el banquillo a varios reconocidos torturadores del franquismo, sino también a los jerarcas vivos como Martín Villa, el suegro del ministro Gallardón y sobre todo a los herederos de esas grandes empresa, que además son los que controlan al Presidente Rajoy, los políticos en el poder y el aparato del estado.

02·02·2014 · redaccion